Ese lunar que tienes, cielito lindo… ¿será maligno?

No todos los lunares son bonitos ni suponen un problema de salud, pero si notas alguna anormalidad es recomendable que visites a tu dermatólogo.
Si notas cambios en la forma o color de tus pecas o lunares, acude al dermatólogo
Si notas cambios en la forma o color de tus pecas o lunares, acude al dermatólogo (Especial)

Ciudad de México

Solamente un especialista puede determinar si se trata de un lunar maligno o benigno, sin embargo, ellos recomiendan que te fijes en estos 4 factores que pueden presentar un riesgo. 

Asimetría

Si visualmente lo divides por la mitad y esas dos mitades son diferentes, entonces podría representar un riesgo para tu salud.

TE RECOMENDAMOS: ¿Angiomas? Pon atención, pero no te alarmes

Bordes

Si los bordes no son definidos, es decir, no se nota dónde inicia y dónde termina, ese lunar tiene un factor de riesgo. 

Color

Si se observan diferentes tonalidades en su interior: café, negro o rojizo, o bien, tiene zonas más claras y más oscuras, puede ser una mala señal.

Diámetro

Si crece con rapidez es mala señal. Se dice que el tamaño de un lunar no debe ser mayor al de un borrador de lápiz.

Recuerda utilizar bloqueador cuando estés al aire libre, frente a la computadora o cerca de lámparas que emiten radiación UV. La clave para tener una piel sana es la prevención.



RL