Programas sociales detonan precariedad: presbítero

Pide Raúl Martínez garantizar que los apoyos no sean clientelares y lleguen a la gente necesitada.
pobreza, precariedad, campo, zona rural, CLV
La política actual no revertirá las condiciones de millones de mexiquenses, opina. (Antonio López)

Tlalnepantla

A juicio del presbítero Raúl Martínez los programas sociales propician la economía informal y la precariedad de los empleos mal pagados y sin seguridad social, que definió como asistencialistas, la falta de la falta de coordinación entre éstos y se manifestó porque sean dirigidos a la población más pobre.

En materia laboral, dijo que ante el gran número de desempleados, los trabajadores asalariados deben contar con un seguro de desempleo, pues empresas les niegan este derecho por despidos justificados o injustificados y las liquidaciones cuando se entregan no son de acuerdo a legislación laboral.

TE RECOMENDAMOS: En OCDE, Sedesol expone programas sociales

Esos son asuntos que tiene que resolver el próximo gobernador para impedir que el número de personas pobres se engrose, sostuvo el religioso.

Criticó el presbítero que los programas sociales que en la mayoría de los tienen un uso clientelar, no revertirá las condiciones de pobreza en la que viven millones de vecinos del estado, sería un error pensar que la política de desarrollo social proponen los candidatos resolverá la pobreza; por el contrario la gente cada vez más se empobrece.

El gobierno y los candidatos expresan una gran preocupación por lograr el bienestar de los trabajadores, pero en un contexto donde los trabajadores asalariados no tienen derecho a la seguridad social, hacen un conjunto de programas paralelos para lograrlo y éstos distorsionan y crean la informalidad y reducen la productividad y los salarios reales de los trabajadores que busca ayudar.

Pidió a los candidatos no engañar a los electores con propuestas "pobres" que o resuelven de fondo los graves problemas sociales que viven en el Estado de México y a quien alcance la victoria que no se enriquezca en el cargo, pues "después vemos en las noticias que ya son millonarios".

El religioso consideró que es necesario impulsar proyectos de economía solidaria y promover el consumo interno; pero sobre todo, el diseño de nuevas políticas públicas que permitan consolidar los empleos formales y la creación de nuevas plazas laborales.

Agregó que cada vez más hay menos ricos en el país y aumentan los mexicanos pobres ante una falta de equidad en la distribución de la riqueza.

El religioso Raúl Martínez, aseguró que para la Iglesia católica mexicana la fuente de la delincuencia es la pobreza y el desempleo.

Agregó que el Estado ha fallado en su obligación de brindar seguridad. "Lo que sigue haciendo falta es un verdadero estado de derecho".

Dijo que los programas sociales que se aplican están desarticulados y la política social no se aplica de manera integral, pues sólo atienden un aspecto y descuidan los demás, es decir, no hay una visión horizontal de lo que hacen los gobiernos municipales y su trabajo es a contrapelo y en contradicción, tal vez, porque su objetivo inicial es pervertido con fines clientelares.

No crecemos no porque los trabajadores sean menos productivos, sino porque la productividad de la economía se ha estancado, lo que genera incentivos perversos para que el la población económicamente activa y las empresas vivan en la informalidad, dijo el presbítero Raúl Martínez.


MCLV