Dejan juego de muñecas para vivir su matrimonio

Nuevo León es una de las nueve entidades en el país que todavía permiten la unión entre niños y/o adolescentes; las leyes aún no son reformadas para prohibirlo en su totalidad.
Archivo Milenio
El embarazo prematuro es inevitable en el matrimonio infantil. (Archivo)

Monterrey

Esmeralda está por cumplir 15 años de edad, está embarazada y se casará el próximo año. Según su testimonio, comenzó su vida sexual a los 13 años con su actual pareja, también menor de edad.

TE RECOMENDAMOS: CEE cuestiona reducción de educación cívica en escuelas

Al quedar embarazada decidieron vivir en unión libre y contraer matrimonio una vez que nazca su hija. Es así como Esmeralda lleva una vida de casada, siendo apenas una adolescente.

"Estuvimos platicando y empezamos a salir, duramos como tres meses saliendo y ya después nos hicimos novios. Los dos le dijimos a mi mamá que yo estaba embarazada.

"Me levanto, hago el desayuno, le saco la ropa a mi esposo para que vaya a la prepa y ya después él se va a la prepa. Llega, comemos, hago la comida, se va y yo hago el quehacer", dijo.

La menor habita en la comunidad de El Refugio, en el municipio de Santiago, y pronto formará parte de la estadística del matrimonio infantil, una de las problemáticas más fuertes en el estado, pues sus leyes aún no son reformadas para prohibirlo en su totalidad.

Mientras la Dirección de Registro Civil defiende que la unión legal entre menores está prohibida porque el artículo 148 del Código Civil indica que para contraer matrimonio se necesitan los 18 años cumplidos, otros sectores señalan las dispensas que aún existen en la ley y que permiten a los niños o menores unirse en matrimonio.

"Es decir, tienen que acudir a un juez para que les otorgue la dispensa de Ley y el juez al momento que recibe la demanda de los papás de los menores para que los case, en ese momento el juez se los niega basándose en la jurisprudencia de la Corte, en donde prohíbe los matrimonios infantiles.

"Lo puedes hacer pero no lo vas a ganar y te puedes ir a una apelación y te lo van a negar y te vas a ir a la Corte y la Corte va a poner que tienes una jurisprudencia que prohíbe los matrimonios infantiles", defendió Raúl Guajardo, director de Registro Civil en el Estado.

Sin embargo, la diputada independiente Karina Barrón, quien el pasado marzo propuso una iniciativa para eliminar dichas dispensas, señala que mientras el Código Civil no esté reformado, cualquier matrimonio infantil puede ser posible en la entidad.

"Por parte del Registro Civil te pueden comentar que está prohibido el tema de los matrimonios infantiles, pero mientras no se hagan las reformas correspondientes en la ley nada lo puede impedir.

"Actualmente si existe la autorización por parte de los padres para que se pueda casar los hijos que son menores de edad, no hay nada que se lo impida, puedo ir a hacer un amparo y obviamente está una ley que lo está respaldando al día de hoy", explicó la legisladora.

La entidad mantiene una laguna en sus leyes que lo sigue permitiendo y es una de los nuevos estados del país que no ha legislado para prohibirlo, como Baja California, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Sinaloa y Tlaxcala.

En la última década, de acuerdo con datos del Registro Civil, se tiene el registro de 16 mil 135 matrimonios en donde está involucrado un menor de edad. En el 77 por ciento de ellos, ella es menor que él; en el 20 por ciento los dos son menores y en el 3 por ciento él es mayor que ella.

Cabe señalar que una de las consecuencias del matrimonio a temprana edad es el embarazo precoz. Ludivina Lozano, presidenta de la Asociación Vida con Calidad, señala que en el matrimonio infantil, en la mayoría de las ocasiones, el embarazo prematuro es inevitable, así como el riesgo de salud, tanto de la madre como del bebé.

"Tiene mucho que ver con la pobreza, con la desigualdad de género, con la discriminación y la falta de oportunidades. En las comunidades más vulnerables, donde se une la pobreza se da muchísimo más los embarazos a temprana edad.

"Es una bendición, es lo que te van a decir quienes se embarazan a los 15 años, yo quería ser mamá. Pues sí, pero es como tener una muñeca, o sea no están en edad, es una persona la que tienes que cuidar, la que no puedes abandonar y la que tienes que educar", dijo.

fsad