Incrementan enfermedades del recto durante festejos

En esta temporada se consumen alimentos en exceso y se presentan malestares que van desde fisuras anales, hemorroides, hasta abscesos. 
Los hombres no admiten que sienten dolor porque consideran que quejarse pondría en duda su “hombría”.
Durante festejos decembrinos aumenta riesgo de enfermedades rectales. (Especial)

Laguna

Junto con las celebraciones y la gran variedad de comida propio de las festividades decembrinas, vienen una serie de padecimientos que se agravan debido al exceso.

Otros como las enfermedades ano rectales, también se dan en mayor medida, según indicó el médico proctólogo Alfonso Calvillo.

Estos padecimientos son la consecuencia de una mala alimentación y un mal hábito evacuatorio, que llevará a periodos de estreñimiento sostenido, que a su vez derivarán en daño de la región anorrectal por el "pujo" excesivo.

Estas enfermedades, dijo, son en orden de presentación, fisuras anales, enfermedades hemorroidales y abscesos anales. Sí son enfermedades que se presentan todo el año, pero en estos tiempos de excesos, hay mayor incidencia.

"Esto debido a que durante las festividades, hay un aumento excesivo en el consumo de grasas saturadas, azucares refinados, alto consumo de alcohol y la dinámica de las compras, que permite que nos encontremos fuera de casa por largos periodos de tiempo y no acudir a cualquier cuarto de baño que pudiera estar a la mano, retrasando así, nuestra necesidad de evacuar", destacó el médico.

Los síntomas de este conjunto de enfermedades irá de acuerdo con la enfermedad que se presente, o si llegara a presentarse combinaciones de esta, el síntoma principal será el de la enfermedad que domine.

TE RECOMENDAMOS: Males estomacales, el saldo de excesos decembrinos

"En una enfermedad hemorroidal interna, el principal signo es el sangrado rojo brillante (como sangre nueva) que aparece después de cada deposición, manchando el agua del fondo del retrete".

Cuadros que se presentan con dolor anal, son en primer lugar provocados por las fisuras anales, que son lesiones similares a cortadas que ocurren en la piel del ano llamado "anodermo", piel sumamente sensible y rodeada por los esfínteres.

La característica de este dolor es que en un inicio, aparece exclusivamente cuando el paciente intenta evacuar quedando sumamente adolorido por horas antes de que el dolor alivie, esta molestia desaparece hasta que se presente nuevamente el deseo de avacuar, obligándolo a modificar su dieta y su hábitos evacuatorios.

El dolor provocado por un absceso anal, es de carácter continuo, no se modifica con la evacuación y va acompañado por la sensación de un masa, como una bola cerca de la región anal y en muchas ocasiones puede aparecer malestar general y fiebre.

Algunos pacientes que padecen hemorroides durante esta temporada, probablemente ya la padecían con anterioridad.

En cambio, el dolor referido por una trombosis hemorroidal externa, es a menudo de inicio súbito y posterior a un "pujo" excesivo, igualmente acompañado de una masa anal de rápido crecimiento que da la sensación de bloqueo anal.

"Pacientes que padecen enfermedad hemorroidal durante esta temporada, probablemente ya la padecían con anterioridad, sin embargo, con lo mencionado anteriormente, se presentan cuadros de agudización, en cambio, las fisuras y abscesos anales, es común que se presenten como eventos recién adquiridos".

La recomendación del experto para disfrutar estas épocas de posadas y poder participar de cada uno de los evento con menor riesgo, es el uso diario de 20 a 30 g de fibra hidrosoluble, como el plantago ovata y la linaza, diarios en la dieta.

Así como el consumo de litro y medio a dos litros de agua durante el día, es importante moderar el consumo de grasas saturadas y azucares refinados que tanto abundan en nuestra región, respetar la hora de evacuar y no someter al intestino a una modificación brusca de esto hábitos.




LMG