Males estomacales, el saldo de excesos decembrinos

La indigestión y la acidez son problemas comunes que suelen dispararse en época de fiestas. Si son crónicos exigen ir al médico, pues pueden encubrir desde infecciones hasta cáncer.
Uno de los malestares más comunes es la acidez estomacal, que produce sensación de ardor
Uno de los malestares más comunes es la acidez estomacal, que produce sensación de ardor (Especial)

Guadalajara

Abusar de las delicias de comer y beber en la época decembrina tienen un costo que muchas personas pagan año tras año: los males estomacales. Esa inflamación del vientre, agruras, indigestión, diarrea o estreñimiento y sensación de pesadez que se arrastra uno o varios días, y que hay que reconocer, son pequeñas pero fastidiosas molestias. Armarse con el botiquín casero y resignarse al dolor son dos vías muy concurridas, pero no las mejores.

Los problemas estomacales que la gente llama indistintamente como colitis, gastritis o estómago "recargado", tienen su origen en la irritación que producen los alimentos durante el proceso de digestión tras ser deglutidos.

"Estos procesos irritativos no son propios de estas fechas. El modo de vida que estamos llevando nos origina problemas gástricos todo el año... No desayunamos, comemos a la carrera, nos aguantamos con un refresco y unos cacahuates y llegamos a la noche a cenar comida rápida cargada de conservadores, porque tenemos que trabajar todo el día y lo más fácil es calentar comida en el microondas", describió Jorge Torres Rosete, director general del Hospital General de Zapopan.

Si a este moderno estilo de vida –comer alimentos irritativos, saltarse comidas o no respetar horarios-, se agrega el estrés y el factor emocional, así como el excesivo consumo de comida y bebidas alcohólicas habitual en las fiestas navideñas, resulta lógico que se disparen estos males.

Uno de estos malestares es la acidez estomacal. Aquella sensación de ardor en el pecho, justo detrás del esternón, cuyo nombre técnico es enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). La acidez estomacal ocurre cuando lo contenido en el estómago regresa al esófago, ante lo cual la persona puede percibir un sabor agrio y la sensación de que la comida regresa a la boca.

Este malestar se presenta por lo general después de comer, pero también puede experimentarse durante la noche y se debe a que el músculo que hace las veces de compuerta entre el esófago y el estómago (esfínter esofágico inferior) se relaja o debilita y por ello los contenidos del estómago pueden regresar (refluir) e irritar el esófago.

La acidez estomacal se controla fácilmente con antiácidos, que se venden sin receta médica, pero aún cuando se trata de un mal pasajero, no es recomendable recurrir al uso de estos fármacos, señala Torres Rosete.

"Es muy común que la gente se haga recomendaciones entre sí y vaya a comprar ranitidina, omeprazol, 'Melox' y otros, y con sus pastillas masticables se la va llevando. Siente el estómago inflamado, repite o tiene agruras, se siente incómodo y compra uno de estos productos", enumeró. Ciertamente sí encuentran alivio, pero problema es que se vuelve a recibir el ciclo.

De ser sólo producto de la mala alimentación y la rutina diaria, una persona puede pasar años de su vida paliando este tipo de molestias, cada vez que se excede en el comer y beber. Eventualmente, el consumo prolongado de antiácidos que contienen magnesio puede producir diarrea, y los productos a base de calcio o aluminio pueden conducir a estreñimiento.

"Se pueden vivir 30 años así pero cabe preguntarse si eso es vivir con calidad", dijo el entrevistado.

Sin embargo, los síntomas se han vuelto recurrentes debe acudir al médico para una valoración que determine si los problemas estomacales están relacionados a la sola mala alimentación y estilo de vida, que puede revertirse, o se trata de un proceso sistémico de enfermedad: Por ejemplo, una infección por bacterias como la Helicobacter pylori, o bien, un padecimiento crónico.

Para tratar la Helicobacter pylori se requiere de un tratamiento que va de cuatro a seis semanas, refirió el directivo. En el extremo, estos males estomacales pueden ocultar un tumor cancerígeno, como lo es el del colon, que se ha disparado entre la población joven. "Vemos casos en personas de 40 años cuando antes se presentaban en personas de 60, 70 años de edad", afirmó el director del Hospital General de Zapopan.

La invitación de Torres Rosete es a disminuir al mínimo la presencia de estas molestias estomacales, poniendo en marcha algunos cambios en el estilo de vida, desde ahora. ¿Para qué esperar al año nuevo si puede empezar a mejorar su salud, sin dejar de disfrutar las fiestas?.

Claves
Contra la acidez estomacal

Mantener el peso ideal pues la obesidad comprime el abdomen y empujan el estómago, lo que ocasiona que el ácido regrese al esófago.

Evite ropa apretada alrededor de la cintura ya que ejerce presión sobre el abdomen y el esfínter esofágico inferior.

Reduzca al mínimo alimentos fritos, irritantes, conservadores, bebidas alcohólicas, gaseosas y la cafeína para controlar la acidez estomacal.

Ingiera porciones más pequeñas.

No duerma inmediatamente después de comer.

Puede consumir ocasionalmente antiácidos de venta libre para neutralizar temporalmente el ácido del estómago.

Olvide fumar. Esto reduce la capacidad del esfínter esofágico inferior de funcionar adecuadamente.

Vaya al médico...
Ante fuerte dolor u opresión en el pecho, que puede ser un síntoma de ataque cardíaco

Si la acidez estomacal ocurre más de una vez por semana

Si los síntomas no mejoran con los antiácidos y otros medicamentos de libre venta

Si tiene dificultad para tragar

Si tiene náuseas o vómitos constantes

Si tiene dolor abdominal severo

Si pierde peso de manera no intencional

Fuente: Mayo Clinic

Para sobrevivir las fiestas

Desayunar
Es el combustible para arrancar el día tras un ayuno de varias horas. Debe incluir verduras y/o frutas y alguna proteína.

Tomar colaciones
Entre comidas principales, y para saciar el hambre, se puede recurrir a frutas frescas de temporada, un puñado de nueces o almendras, o vegetales de bajas calorías como pepinos, jícamas y apios.

Evitar grasas poco saludables
Contenidas en alimentos procesados, frituras de maíz, papitas, totopos o chips, repostería (panecillos, galletas y pasteles) y comida rápida.

Mejor carnes magras
Preferir productos de origen animal con bajo contenido en ácidos grasos saturados y colesterol: pavo, pollo sin piel o pescado y menos carnes rojas.

Hidratación
Evita las bebidas azucaradas, como los refrescos y prefiere agua natural. Modera el consumo de bebidas alcohólicas.

Activiad física
Mantenerse activo evita ganar kilos de peso en esta temporada

Fuente: Secretaría de Salud Jalisco