Denuncian a constructoras del NAICM por contaminar

Pobladores, académicos y ejidatarios señalan que depositan escombro y lodos tóxicos que extraen de la zona del ex lago de Texcoco en la comunidad de San Nicolás Tlalminca.
De seguir afectarán mantos acuíferos de la zona.
De seguir afectarán mantos acuíferos de la zona. (Antonio López)

Texcoco

Vecinos de diversos poblados del municipio de Texcoco, así como académicos de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), demandaron a las empresas a cargo de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Mèxico (NAICM), que ya no depositen los lodos tóxicos y desechos que extraen de la zona del ex lago de Texcoco en los socavones de la comunidad de San Nicolás Tlaminca, en esa demarcación.

Los inconformes organizaron una marcha para rechazar la situación, mientras que investigadores de la UACh aseguraron que han realizado varios estudios que indican que las impurezas extraídas son altamente dañinas, afirmando que están contaminadas con cromo, boro, cloruro y carbonato.

TE RECOMENDAMOS: NAICM arrasa con cerros y minas de Tepetlaoxtoc

José Espino Espinoza, especialista en suelos de la institución, sostuvo que “depositar los lodos tóxicos en los socavones de Tlaminca, la cual es un área de recarga de mantos acuíferos, eminentemente traerá consecuencias porque las sales y contaminantes se van ir al manto freático y a futuro el agua que consumimos va tener esos contenidos, es decir, bajará la calidad y el riesgo de que se lixivien esos materiales tendrá efectos en la salud de los que bebemos el líquido”.

Los manifestantes se concentraron en la Escuela Preparatoria de Texcoco y de ahí marcharon hacia el palacio municipal, donde realizaron un mitin para exigir a las autoridades locales que impidan esas acciones.

A la movilización se sumaron campesinos y dirigentes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de San Salvador Atenco y vecinos del municipio de Tezoyuca, donde  se ha denunciado también la extracción de material para las obras del NAICM.

los inconformes aseguraron que desde hace un año, la empresa llamada URBANUM, junto con el Comisariado Ejidal, impulsaron un tiradero de escombro y de los lodos en los socavones, donde anteriormente se dio la explotación minera con el argumento de que dicho material es “fértil”.

Espino Espinoza dijo que el grupo aeroportuario les hizo creer a los ejidatarios que el barro era para convertir una tierra altamente productiva “lo que es una mentira pues es de suelo salino sódico que no sirven para producir”.

Los vecinos expusieron que las empresas incumplieron y violentaron todas las normas federales, estatales y municipales que hablan de la protección ambiental. 

MMCF