Colonias de Lerdo olvidadas por las autoridades

En un recorrido por la Emiliano Zapata y la Lucio Blanco, ubicadas al sur poniente de la ciudad detrás de Cruz Roja, el abandono es latente en cuanto a servicios básicos.
Otra situación es el polvo que proviene del cerro que está prácticamente enfrente de las colonias.
Otra situación es el polvo que proviene del cerro que está prácticamente enfrente de las colonias. (Cecilia Rojas)

Lerdo, Durango

Prácticamente en todas las colonias de Lerdo hay calles llenas de baches. En un recorrido por la Emiliano Zapata y la Lucio Blanco, ubicadas al sur poniente de la ciudad detrás de Cruz Roja, el abandono es latente en cuanto a servicios básicos.

Para acceder a estas colonias hay que tomar la avenida del Canal, justo por donde pasa una arteria del Canal de Sacramento, y que conduce a parcelas ubicadas en el ejido Lerdo. Tras las recientes lluvias, el hierbajal está imposible.

Vecinas del sector comentaron que temen que un día caminando, vaya a salirles alguna víbora o sabrá Dios que otro animalejo. Señalaron que no han hecho reportes, por que de todos modos ya saben que nadie va.

Hay muchas fincas abandonadas que pueden ser peligrosos para los niños y jóvenes que ahí viven, destacó un matrimonio joven que caminaba por la calle con sus dos niños. Son casas que no están cercadas.

Al interior de estos sectores habitacionales, también hay mucha hierba crecida. En las casas a las orillas del canal, hay patios donde aún caminan muy orondas las gallinas, gordas por cierto, pero también es evidente que desde hace muchos años, no les prestan atención a quienes viven ahí.

TE RECOMENDAMOS: Piden ser reubicados 14 mil habitantes de Lerdo

También hay mucho escombro y basura tirados en banquetas, lo que obliga a los peatones a circular por la carpeta asfáltica, que por cierto, está llena de agujeros, de baches, además tiene bordos que parecen bardas. Incluso hay calles en las que el pavimento ya prácticamente desapareció.

Otra situación es el polvo que proviene del cerro que está prácticamente enfrente de las colonias, donde procesan piedras para hacer cal, polvo blanco que se mete a las casas sin mayores problemas.

Madres de familia que volvían de recoger a sus niños del kínder, indicaron que durante la noche aquello es la boca del lobo, por que de las lámparas que hay en el barrio, funcionan pocas.

"No ponga mi nombre. Pero mire, no hemos vuelto a hablar a la presidencia. Cuando estaba el otro presidente si hablábamos pero no nos hicieron caso", dijo una de ellas. "A ver si luego nos animamos y hablamos para ver si vienen y nos ayudan".




cfg