Senado avala voto secreto en elección de líderes sindicales

El Senado aprobó la reforma en justicia laboral, la cual elimina las Juntas de Conciliación y Arbitraje para que los trabajadores y patrones resuelvan los conflictos laborales en tribunales. 
Los senadores aprobaron por unanimidad la reforma de Justicia Laboral que elimina las Juntas de Conciliación y Arbitraje.
Los senadores aprobaron por unanimidad la reforma de Justicia Laboral que elimina las Juntas de Conciliación y Arbitraje. (Especial )

Ciudad de México

El Senado eliminó los “albazos” que ponían en riesgo el derecho de huelga y aprobó por unanimidad, con 98 votos, la reforma de justicia laboral que elimina las Juntas de Conciliación y Arbitraje y establece el voto secreto para elegir a los dirigentes sindicales.

TE RECOMENDAMOS: Peña, por desaparecer juntas de conciliación 

Desde tribuna, el PRD y los senadores priistas  -que se oponían a introducir un párrafo que metía como requisito acreditar mayoría para emplazar a una huelga, avalaron el proyecto-, al destacar que responde a una modernización en el sector obrero, además que se eleva a rango constitucional del derecho de los trabajadores al voto libre y secreto para dirimir sus asuntos gremiales.

En el dictamen, enviado a Cámara de Diputados, se establece que esta reforma tiene por objeto desaparecer a las Juntas de Conciliación y Arbitraje para que la justicia laboral sea impartida por nuevos juzgados o tribunales incorporados al Poder Judicial de la Federación, o bien, a los poderes judiciales de las entidades, según corresponda.

La resolución de las diferencias o los conflictos entre trabajadores y  patrones estará a cargo de los juzgados o tribunales laborales del Poder Judicial de la Federación o de las entidades federativas, en los cuales se emitirán sentencias y resoluciones observando los principios de legalidad, imparcialidad, transparencia, autonomía e independencia.

Se dispone la creación de un centro federal y 32 centros de conciliación locales como organismos descentralizados que desempeñarán una función conciliatoria antes de que los trabajadores y patrones acudan a los tribunales laborales.

El Centro de Conciliación federal llevará también el registro de todos los contratos colectivos de trabajo y de las organizaciones sindicales, así como todos los procesos administrativos relacionados.

TE RECOMENDAMOS: Peña presenta 12 iniciativas y un decreto para justicia cotidiana

El titular de este organismo se designará por el Senado de la República, con el voto de las dos terceras partes de sus integrantes presentes, a partir de una terna enviada por el Ejecutivo Federal.

En materia sindical, la ley garantizará el voto personal, libre y secreto de los trabajadores para la elección de sus dirigentes, la resolución de conflictos entre sindicatos y la solicitud de la celebración de un contrato colectivo de trabajo.

En los artículos transitorios se ordena que mientras entran en operación los organismos creados con la reformar, las Juntas de Conciliación y Arbitraje y, en su caso, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social o las autoridades locales laborales, continuarán atendiendo las diferencias o conflictos que se presenten entre el capital y el trabajo y sobre el registro de los contratos colectivos de trabajo y de organizaciones sindicales.

Desde tribuna, los priistas Enrique Burgos, Isaías Gonzáles, Miguel Ángel Chico y Tereso Medina  hicieron notar que no hay modificaciones que presionen el derecho de huelga.

A su vez, los perredistas Miguel Barbosa y Luis Sánchez, dijeron que el PRD avala esta reforma porque “se contuvo la intentona de condicionar derecho de huelga” y aunque es un paso tímido en materia de justicia laboral, recoge propuestas que ha hecho el PRD.

"Hoy se da un paso tímido, pero importante al desaparecer a las Juntas de Conciliación y Arbitraje para crear los jueces de lo laboral", dijo Sánchez Jiménez.

En tanto, los panistas Héctor Flores y Pilar Ortega subrayaron que con el trabajador como eje de los derechos laborales, Acción Nacional busca garantizar la libertad de asociación sindical en aras de lograr la humanización de la vida laboral.

“La reforma constitucional es el inicio de una serie de cambios institucionales que buscan erradicar las malas prácticas que hoy existen, y mejorar el acceso a la justicia en materia laboral”, puntualizó Flores.

Al término de la sesión, donde no hubo tiempo para recibir a la canciller Claudia Ruiz Massieu en comparecencia, a la senadora priista Angélica Araujo se le ocurrió plantear al pleno un reconocimiento a lo que llamó un hecho de relevancia, como son los festejos de los 100 años del equipo de futbol América.


OVM