México vive una crisis política profunda: Franco Coppola

El nuncio apostólico en México dijo que el país tiene "el triste récord de ser el más peligroso para sacerdotes y periodistas", y destacó que la Virgen de Guadalupe une a los mexicanos.

Ciudad de México

El nuncio apostólico en México, Franco Coppola, dijo que México es un país caracterizado por desigualdades económicas, violencia y corrupción.

TE RECOMENDAMOS: Necesario el diálogo para superar violencia: Coppola

En un mensaje publicado el 10 de diciembre en su cuenta de Facebook, el nuncio dijo que México "cuenta entre sus ciudadanos algunos de los hombres más ricos de la tierra, pero también tiene decenas de millones de personas que viven en condiciones lamentables, además abandonadas a merced de las innumerables bandas de delincuentes organizados, dedicados al tráfico de drogas y de personas".

"Un país que por eso tiene el triste récord de ser el más peligroso para los sacerdotes y para los periodistas : se cuentan por decenas los que cada año pierden la vida... un país que está viviendo una crisis política profunda", afirma en su mensaje.

Destaca que México "es un país acostumbrado a ser gobernado por un partido único, dónde sólo cada veintena de años hay una alternativa real".

TE RECOMENDAMOS: Franco Coppola: escandalosa pobreza y violencia en México

Es un país, describe, que "en algunos aspectos es moderno, equipado con estructuras que no desfiguran de las más grandes ciudades de Estados Unidos, pero que todavía siente fuertemente las heridas de su historia, de los conflictos y las guerras civiles que han marcado parte del siglo pasado y que trajeron a la formación de un Estado básicamente antirreligioso impuesto a una población casi exclusivamente religiosa, cristiana y católica... pero gracias a Dios la situación, aunque muy lentamente, está cambiando de forma positiva".

Recordó que en la primera visita de Juan Pablo II a México, éste no podía ir vestido como Papa en las calles, porque la ley se lo prohibía y se "tuvo que pagar una multa" y agregó que en ese tiempo los sacerdotes no podían votar.

"La situación ha mejorado, los curas pueden vestirse como sacerdotes y pueden votar, pero aún no podrán ser votados, la iglesia no puede poseer medios de comunicación, se prohíbe a las autoridades públicas participar en actividades religiosas" y no existe una ley que permita el derecho a la objeción de conciencia.

Criticó que en México "los ciudadanos se encuentran a la merced de innumerables bandas de delincuentes organizados, dedicados al tráfico de drogas y de personas, pero que no vacilan en sacudir a la gente, sometiéndola con una violencia cruel e indescriptible, en los vastos territorios que controla y en los que a veces ni siquiera las fuerzas del orden se atreven a entrar".

TE RECOMENDAMOS: La cuestionada existencia de Juan Diego 

Dijo que muchos son los elementos o los motivos e ideas que pueden dividir a los mexicanos, pero, destacó, hay uno que los une a todos, católicos, protestantes y ateos: la Virgen de Guadalupe.

Coppola llegó a México en septiembre pasado, luego de que el 9 de julio, el papa Francisco lo nombró nuncio apostólico, en sustitución del francés Christopher Pierre, quien permaneció en el país más de nueve años.

Coppola tiene 59 años de edad y se ordenó como sacerdote en septiembre de 1981.