Duarte se suma a club de gobernadores expulsados

El gobernador con licencia de Veracruz, Javier Duarte se convirtió en el primer gobernador en funciones en ser expulsado de su partido aunque otros fueron echados del cuando concluyeron su mandato. 
Javier Duarte se suma al Club de los gobernadores expulsados del PRI, aunque es el primero en funciones en ser echado de su partido.
Javier Duarte se suma al Club de los gobernadores expulsados del PRI, aunque es el primero en funciones en ser echado de su partido. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El gobernador con licencia de Veracruz, Javier Duarte, no sólo dejó una silla vacía y un café frío en la sede del PRI, sino también su militancia, luego de que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria decidiera expulsarlo por violar sistemáticamente los estatutos del partido.

Duarte tiene una orden de aprehensión en su contra por su probable responsabilidad en delitos de delincuencia organizada y operación con recursos de procedencia ilícita, además ha sido señalado por Miguel Ángel Yunes, gobernador electo del estado, de realizar un presunto desvío de 35 mil millones de pesos.

Al aprobarse la solicitud de expulsión, el mandatario veracruzano perdió todos sus derechos como militante y se convirtió en el primer gobernador en funciones en ser echado de su partido.

TE RECOMENDAMOS: Al no llegar, Duarte pierde derecho a defenderse: PRI 

Sin embargo, Duarte no ha el único en ser expulsado del partido. De acuerdo con el consejero político del PRI, Armando Barajas, varios de sus correligionarios pasaron por el mismo proceso, aunque después de concluir su mandato.

Desde 2014 no figuran en el padrón de militantes Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas; Jesús Reyna, ex gobernador de Michoacán; Andrés Granier, ex gobernador de Tabasco, y Mario Villanueva, ex gobernador de Quintana Roo.

A todos se les investigó por diversos delitos, entre ellos, presuntos nexos con el narcotráfico, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Actualmente, el PRI tiene 5 millones 44 mil 528 afiliados, de acuerdo con los registros validados por el Instituto Nacional Electoral.

En respuesta a una solicitud de acceso a la información pública, entre 2010 a julio de 2016, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria recibió 141 solicitudes de procedimientos sancionadores de las que 31 han sido resueltas como fundadas, aunque no explicó la gravedad de la sanción.

TE RECOMENDAMOS: Peña olvida que usó a Duarte como ejemplo del ‘nuevo PRI’

1. Tomás Yarrington  

Tomás Yarrington gobernó Tamaulipas entre 1999 y 2004. En 2009, la Procuraduría General de la República abrió una investigación en contra del ex gobernador.

En 2012, un Juzgado de Distrito con sede en Jalisco libró la orden de aprehensión en su contra por delitos contra la salud y el mismo año su partido le suspendió los derechos como militante.

En mayo de ese año, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria suspendió los derechos de Yarrington a solicitud del entonces presidente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell.

Un año después, una corte federal con sede en Brownsville acusó al ex gobernador de Tamaulipas de lavar dinero para el narcotráfico desde 1998. Actualmente se encuentra prófugo.

2. Jesús Reyna

A lo largo de su trayectoria política se desempeñó como diputado federal; procurador General de Justicia de Michoacán; secretario general de Gobierno y gobernador interino de su estado, cuando Fausto Vallejo se separó del cargo por problemas de salud, en abril de 2013.

El 23 de octubre de 2013, el Congreso estatal oficializó la reincorporación de Vallejo como gobernador, quien el 5 de abril de 2014 cesó a Reyna como secretario de Gobierno tras ser arraigado por la PGR por sus probables vínculos con el grupo criminal de Los Caballeros Templarios.

A Jesús Reyna se le acusó de haberse reunido en 2011 con los líderes templarios Nazario Moreno, El Chayo, y Servando Gómez, La Tuta, en Tumbiscatío.

Actualmente está preso por su probable responsabilidad en el delito de delincuencia organizada. De acuerdo con el Código de Justicia Partidaria del PRI, un militantes pierde automáticamente sus derechos cuando es sometido a proceso o cuando hay una investigación abierta en su contra.

3. Andrés Granier Melo

Fue gobernador de Tabasco en el período 2007 a 2012. Al término de su gestión, fue acusado de desvío de recursos públicos y desde 2013 está preso, luego de que un juez le dictara el auto de formal prisión por lavado de dinero.

Un par de días después, le fue dictado otro auto de formal prisión por el delito de defraudación fiscal.

En 2013, el entonces presidente del PRI, César Camacho, pidió a la Comisión de Justicia iniciar un procedimiento para expulsar del partido al ex gobernador de Tabasco ya que “no es sólo alguien que le hace daño al PRI, sino también a la política”.

En 2015 fue exonerado del delito de operaciones con recursos de  procedencia ilícita y un año después un Tribunal Colegiado en Materia Penal y de Trabajo del Décimo Circuito le otorgó un amparo para que los jueces que lo sujetaron a proceso como probable responsable de defraudación fiscal repongan el proceso y emitan una nueva resolución.

El amparo no implica que el ex gobernador quedará libre.

4. Mario Villanueva Madrid

Fue gobernador de Quintana Roo de 1993 a 1999 y desapareció luego de concluir su mandato, cuanto era investigado por las autoridades por probables vínculos con la delincuencia organizada.

Fue detenido en 2001 y extraditado a Estados Unidos, donde se declaró culpable por narcotráfico.

Su familia busca que a finales de año cumpla su condena en cárcel domiciliaria, por problemas de edad y salud.



OVM