Padres a la CNTE: somos más y se agota la paciencia

Exigen en Oaxaca garantizar el derecho a la educación de 900 mil niños; en Guerrero están dispuestos a obligar a los profesores a reponer clases.
Colocaron cartulinas con consignas contra el paro que mantiene la disidencia magisterial.
Colocaron cartulinas con consignas contra el paro que mantiene la disidencia magisterial. (Juan Carlos Bautista)

México

Padres de familia de alumnos de educación básica de  Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero advirtieron a los maestros de la CNTE que en número son más que ellos, y que se les agota la paciencia de que sus hijos sigan sin clases.

En San Juan Chamula, Chiapas, los docentes de la coordinadora entendieron el mensaje tajante de los indígenas tzeltales: “Maestros que se ausenten de las aulas serán amarrados”, por eso ahí mandan los tutores y en las 106 comunidades los niños reciben clases con normalidad. Lo mismo ocurre en Zinacantán.

En Guerrero, los padres están dispuestos a obligar a los maestros a que repongan clases el último viernes de cada mes, cuando realizan sus reuniones de evaluación.

En Huajolotitlán, Oaxaca, la paciencia sí se agotó y el Comité de Padres decidió recuperar la única primaria del pueblo, pues la retomaron y le colocaron un candado, porque será hasta el lunes próximo cuando inicien las clases con maestros de la sección 59.

Los padres de familia lanzaron la advertencia: “Se nos agota la paciencia”, y que no duden los de la CNTE “que nos podemos unir para defender el derecho a la educación de 900 mil niños”.

Entrevistados por separado el presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia,  Efraín Morales, y Luisa García, de la Coordinadora Estatal de Padres de Familia, coincidieron en la necesidad de conformar un frente cívico por la defensa de la educación para enfrentar los paros de la CNTE.

Ambos hicieron ver que han hecho de todo, desde presentar amparos colectivos ante juzgados federales, hasta imponer recursos de queja ante los organismos de derechos humanos locales, nacionales e internacionales, para lograr que Oaxaca tenga ciclos escolares completos, pero no han sido escuchados.

Advirtieron que esta vez la CNTE en Oaxaca cometió su mayor error al divorciarse de su relación con los padres, por suspender sin su consentimiento las actividades escolares en perjuicio de más de 900 mil alumnos.

“Los padres en Oaxaca somos más que los docentes de la CNTE, y si se llega a agotar la paciencia, no dudamos que puede darse la espalda a los maestros y exigir su destitución, para hacer que se respete la educación de nuestros hijos”, dijo Luisa García, presidenta de los de padres de familia.

Asociaciones  y organizaciones de padres de familia exigieron a los gobiernos federal y estatal cumplir con su responsabilidad constitucional y  garantizar el derecho de la niñez a la educación.

Significa, precisaron, sancionar a los docentes que no han dado clases desde el inicio del ciclo escolar, y aplicar los descuentos y despidos a los incumplidos.

En Michoacán, los padres exigieron que se defina una reunión con las autoridades para poner fin a las afectaciones de los niños, que desde el 15 de mayo no tienen clases.

Emmanuel Moreno, padre de familia, dijo que los maestros “están en todo su derecho” de protestar, pero acotó que “siempre y cuando no se afecte la educación de nuestros hijos”.

Mientras que en Guerrero, el asesor general de los padres de familia en Acapulco, Juan Martínez, expresó: “Nosotros no buscamos perjudicar a alguien, lo más importante es impulsar la educación de los niños, es lo que más nos importa”.

Martínez insistió en que exigirán que los maestros cumplan con la principal exigencia que es educar a sus hijos. “Sabemos que cada viernes de fin de mes hay reuniones y ahí no podemos exigir que den clases, pero ya no vamos a permitir que sigan faltando”, dijo.

Con información de: Óscar Rodríguez, Alejandro Madrigal, Heliodoro Cárdenas, Javier Trujillo, Issa Maldonado y Francisco García Davish.