Mexicanos detenidos en Brasil reinventan el "No era penal"

A la fundación "No era penal... ni será" sumarán a representantes legales, defensores de derechos humanos y hasta a Gloria Trevi para ayudar a mexicanos víctimas de la justicia de otros países.
Israel Eguren, a la izquierda en la foto, viajó a Brasil durante sus vacaciones.
Sergio Eguren, a la izquierda en la foto, viajó a Brasil durante sus vacaciones. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

Los cuatro mexicanos detenidos en Brasil hace un año durante el Mundial de futbol 2014 por haber protagonizado una riña preparan el lanzamiento de una fundación que ayude a los mexicanos que son víctimas de injusticias en el extranjero.

Estar recluidos 6 meses y medio en un país en el que no entendían el idioma y en el que la justicia no les favorecía llevó a los cuatro mexicanos a idear un proyecto para que connacionales como ellos no padezcan la falta de acceso a la justicia cuando están lejos de México.

Sergio Eguren, uno de ellos, describió a MILENIO cómo surgió la idea y los primeros pasos que están dando para lograr que la fundación se constituya y empiecen a ayudar.

"Después de los lamentables hechos que vivimos en Brasil, estando prisioneros se nos ocurrió aprovechar las circunstancias para generar algo positivo de todo eso que vivimos. Se nos ocurrió echar a andar una asociación que la Secretaría de Relaciones Exteriores ya nos ha echado para atrás varias veces el nombre, 'No era penal... ni será'. La intención fundamental es ser una asociación de defensa a mexicanos en el extranjero", dijo.

Para Sergio Eguren, su hermano Ángel Eguren, Rafael Medina y Mateo Codinas lo que pasaron en Brasil, que les llevó a gastar millones hasta perder parte de su patrimonio puede evitarse con la asesoría legal adecuada.

"Queremos darles asesoría, darles consejos, acercarnos con gente preparada en materia de derechos humanos, con despachos de abogados que realmente lleven casos de estos mexicanos que han sido procesados o detenidos. No solo en el extranjero sino también en México. Nos tocó estar en un país donde desconocíamos el idioma, gente con mucha influencia, un sistema sumamente corrupto e influenciable por estas esferas de poder", dijo.

A ellos la defensa que contrataron en México no les pudo ayudar, porque no pueden litigar en el extranjero.

Eguren consideró, que de haberlo sabido se hubieran ahorrado mucho dinero invertido en abogados mexicanos.

"No estamos peleados con Xavier Olea, simplemente no avanzaba como hubiéramos querido el proceso. Se les pagó y liquidó. No tenía caso haberlos contratado. Ellos lo aprovecharon mediáticamente", dijo.

Ahora que su fundación quede legalmente constituida -esperan arrancar en un mes y medio- su intención es empezar en la frontera de México y Estados Unidos, recaudar fondos, sumar expertos y hasta personalidades como Gloria Trevi.

"Incluso reunir fondos del gobierno mexicano, del gobierno de Estados Unidos, sumaremos a representantes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, académicos, ex ombudsman de la Ciudad y algunos otros personajes que han trabajado en la defensa de los derechos humanos. Incluso estamos buscando que gente como Gloria Trevi, también participe, si es que quiere".