Pensé que tronaban globos en el Blue Parrot; eran balazos: testigo

El cumpleaños de Mitzy Camacho en el club de playa Blue Parrot terminó con una balacera que dejó 5 muertos y 15 heridos; anhelaba ir al BPM, ahora ya no piensa regresar.
Varias personas reportaron el incidente a través de redes sociales.
Varias personas reportaron el incidente a través de redes sociales. (EFE)

Ciudad de México

Uno de los deseos de Mitzy Camacho era estar en el festival de música electrónica BPM, en Playa del Carmen, pero el festejo en el club de playa Blue Parrot terminó con una balacera que dejó 5 muertos y 15 heridos; anhelaba ir al BPM, ahora ya no piensa regresar.

TE RECOMENDAMOS: Mueren 5 en balacera en Playa del Carmen; 4 son extranjeros

"Me gusta mucho la música electrónica, decía 'ya quiero ir, ya quería ir' y por fin se me hizo, pero creo es el primero y el último. Creo que van a cancelar el festival, está muy cañón", dijo en entrevista telefónica para MILENIO.

La música sonaba en el club de playa Blue Parrot, en Playa del Carmen. Había botargas, globos grandes y personas bailando, cuando se escucharon explosiones.

"Escuchamos 'pa, pa, pa, pa', pensé que eran los globos gigantes que estaban explotando, pero eran los disparos, todos nos tiramos al suelo, nos agachamos y quitaron la música. Solo quería levantarme y correr", dijo Mitzy.

Los disparos venían de la puerta de atrás, que da a la playa, donde las personas salen cuando se acaba la fiesta. "Tenía mucho miedo de que regresaran y nos mataran".

La Fiscalía de Quintana Roo detalló que alrededor de las 2:28 horas un hombre armado entró al bar y se desató un enfrentamiento que dejó muertos a un supervisor de seguridad del BPM, un hombre en calidad de desconocido, otro originario de Italia y otro que falleció en un hospital. La gente comenzó a correr y eso causó la muerte por aplastamiento de una mujer.

TE RECOMENDAMOS: "El BPM se convirtió en un festival donde la gente va a drogarse"

"En la calle parecía una pamplonada. La gente salía de los antros y se tropezaba, si te caías te chingaban, te pisaban. Hubo gente con raspones y asustados", dijo Ricardo, quien pidió cambiar su nombre por seguridad y que estaba en La Vaquita, un bar a lado del Blue Parrot.

Ricardo iba con otras nueve personas, entre ellas su hermana, una ciudadana de Escocia y otra de Inglaterra. "No entramos al Blue Parrot porque a Jim, la escocesa, le dio hambre. Le dijimos que el hambre la salvó".

A sus 26 años, es la primera vez que Jim visita México y solo venía por el BPM. "Íbamos a entrar al Blue Parrot, porque tenía hambre. Fuimos a comer a un McDonald's y cuando regresamos había mucha gente corriendo. Aún estamos impresionados", dijo.

Marcos Vázquez, quien estaba en La Vaquita, grabó y difundió en su cuenta de Twitter un video donde se ve a hombres y mujeres agachados, en el piso, otros corren y unos voltean a ver al Blue Parrot.

"Cuando vimos a la gente correr pensamos que era parte del evento, que era una carrera, ya hasta que escuché que eran balazos. El video que hice fue casi cuando terminó la estampida. (Para refugiarnos) Nos metimos al baño, ocho personas en un baño de un metro por un metro, hasta que llegaron guardias y nos dijeron que ya podíamos salir", dijo.

En los bares colindantes también se desató el pánico cuando se escucharon los balazos. Oscar se encontraba con sus amigos en el bar Coco Maya, a unos 20 pasos del Blue Parrot, cuando escucharon los disparos.

Oscar explica que él y sus amigos corrieron hacia la playa, la gente tiró las vallas que separan los bares del área pública y buscaron donde esconderse.

"Escuché como 17 disparos y corrimos todos. Cada quien agarró su rumbo, uno se encerró en un depósito y otros dos corrieron al tercer piso de unos departamentos. Aún sigo sorprendido, ahorita salí y has de cuenta que no pasó nada en la ciudad y yo sigo alterado", dijo.

Mitzy y sus acompañantes comenzaron a levantarse del suelo del Blue Parrot y avanzaron hacia una barra que está junto a la playa. Querían escapar.

"Avanzamos unos cinco metros y otra vez se escucharon balazos, nos tiramos de nuevo". Poco después, cuando todo se calmó, ella y los demás salieron por una puerta de trasera, "salimos corriendo, llorando y muy espantados", dijo.

Otra testigo es Andrea, ella narra que se encontraba en un bar a una cuadra del Blue Parrot; explicó que mientras bailaba en la terraza escuchó gritos, al voltear, vio que mucha gente corría hacia al final de la calle, “no sabía que pasaba, mis amigos sólo me decían: agáchate, no te asomes” dijo, “en instantes apagaron la música, yo sólo veía que en el bar de enfrente también estaban todos agachados o acostados en el suelo”.



jbh