Cae banda que encerraba en calabozos a plagiados

Su especialidad era el secuestro de menores y ancianos en Tultitlán y Atenco; pese a recibir el pago de los rescates, mataba a las víctimas y las arrojaban a un canal de aguas negras.
Tomás Zerón de Lucio, titular de la Agencia de Investigación Criminal (centro).
Tomás Zerón de Lucio, titular de la Agencia de Investigación Criminal (centro). (Enrique Ordóñez/Cuartoscuro)

México

La PGR anunció la desarticulación de una banda de secuestradores que operaba en los municipios de Tultitlán y Atenco, Estado de México, responsable de al menos cuatro plagios que culminaron en homicidio.

Entre esos hechos destaca el asesinato de Manuel Serrano Vallejo, padre de la alcaldesa de Ixtapaluca, Maricela Serrano, una de las dirigentes de Antorcha Campesina.

El titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, Tomás Zerón de Lucio, informó que en la indagatoria participaron diversos órganos de inteligencia, entre ellos el Cisen, la Policía Federal, la Secretaría de Marina y la Procuraduría General de Justicia mexiquense.

Esta banda, explicó, utilizaba casas de seguridad con calabozos y grilletes en las paredes; después de negociar la liberación de sus víctimas, las mataban y arrojaban a un canal de aguas negras.

La captura de los presuntos delincuentes se realizó el pasado 4 de septiembre. El funcionario federal mencionó que en el operativo se logró detener al líder del grupo delictivo, Jaime Alejandro Juárez Vargas, quien tenía su domicilio en la colonia Mexquipaya, municipio de Atenco.

Este sujeto ordenó el secuestro de Manuel Serrano, quien era tío de su segunda esposa.

También se detuvo a Guillermo Mendoza Valdivias y María Isabel Duana Díaz, además de un menor de edad. En tanto, Vicente Pérez Hernández (esposo de María), otro presunto secuestrador, trató darse a la fuga, pero las enfermedades crónicas que padece generaron que se desmayara y más tarde murió en un hospital mexiquense.

De acuerdo con el mando de la Agencia de Investigación Criminal, la banda se dedicaba al secuestro de adultos mayores y menores de edad. Las víctimas eran vecinos y amigos de Jaime Alejandro.

Juárez Vargas admitió el secuestro de un estudiante de 16 años, delito cometido el 19 de abril de 2013.

El detenido “reconoció que los familiares realizaron dos pagos y, no obstante, el menor fue llevado hasta un puente por donde pasa un canal de aguas negras, donde fue ultimado y arrojado desde el mismo lugar, explicó Tomás Zerón.

“Refiere que fue él quien escogió a la víctima, además de negociar por teléfono con la familia. Cabe destacar que Juárez Vargas conocía a la víctima, ya que era amigo de la familia y sus domicilios se encontraban en la misma zona”.

Zerón de Lucio dijo que el 8 de abril de 2013 la banda secuestró a un empresario de 58 años, quien era vecino de Jaime Alejandro. Según el testimonio de Juárez Vargas, él y sus cómplices participaron en el secuestro y asesinato de la víctima, deshaciéndose del cuerpo en el mismo lugar donde arrojaron al estudiante.

El motivo del plagio fue porque creía que su vecino tenía demasiado dinero, pues llegaba en camionetas de lujo. El secuestro se cometió en el mismo domicilio del empresario.

El 6 de octubre de 2013 privaron de su libertad a un comerciante de 74 años, dedicado a la venta de periódicos, quien fue sorprendido en su lugar de trabajo ubicado en Tultitlán y luego trasladado a la casa de seguridad de Atenco.