Coparmex pide plan anticrimen emergente

Llama a resucitar la Secretaría de Seguridad Pública, argumenta que se requiere que la tareas de seguridad sean independiente de la política interior.
La organización empresarial presentó una propuesta de seguridad en la que solicitan a los diputados separar la Comisión Nacional de Seguridad de la Secretaría de Seguridad Pública.
Gustavo de Hoyos, líder de la organización empresarial, al encabezar la conferencia de prensa de ayer. (Jorge González)

México

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exigió la implementación de un plan emergente para enfrentar la inseguridad en Tamaulipas, Guerrero, Veracruz, Sinaloa y Michoacán, además de la creación de una Secretaría de Seguridad Pública (SSP) enfocada exclusivamente al combate a la violencia.

TE RECOMENDAMOS: IP convoca a nuevo pacto por la seguridad

El presidente del organismo, Gustavo de Hoyos Walther, destacó que a cuatro años de que la estrategia de seguridad fuera asumida por la Secretaría de Gobernación (Segob), los resultados y la experiencia indican que es necesario un rediseño institucional que separe la política interior de estas funciones.

Al reconocer que en la extinta SSP —desaparecida con la reforma impulsada por Enrique Peña Nieto en 2012 a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal— faltaba coordinación con otras instituciones y que la escasa comunicación con el titular de la Segob limitaba la respuesta contra el crimen, De Hoyos Walther dijo que la nueva secretaría tendrá que ser mejorada con protocolos de actuación y reglamentos que establezcan sus funciones.

Acompañado por dirigentes de los centros empresariales de todo el país, explicó que esta nueva figura no estará por arriba de las fuerzas armadas, sino en coordinación con ellas cuando se requiera.

“La Segob se concentrará en las acciones políticas y la SSP tendría a su cargo la estrategia de seguridad para proteger a los ciudadanos, cuidando lo que pasa en las calles y generando los mecanismos para la protección de la gente”, subrayó.

Según esta propuesta, las fuerzas armadas conservarán sus actuales funciones, entre ellas la defensa del país y el auxilio a la población en casos de desastres; no obstante consideró que también requieren de un marco legal que les dé certidumbre cuando, en labores extraordinarias, se les requiera para apoyar en la seguridad interior.

El presidente de la Coparmex explicó que la nueva SSP requiere estar bajo el mando de un profesional en la materia, lo cual, dijo, no es compatible con el perfil del encargado de la Segob, puesto que sus funciones son distintas.

“Las principales atribuciones del titular de la Segob son la concertación política, la capacidad de negociación ante el Ejecutivo, con los estados y el Congreso, y con la ciudadanía. En el caso del titular de seguridad tenemos que aspirar a un profesional en la materia”, manifestó.

Además de la creación de la SSP, otra de las exigencias del sector patronal fue la puesta en marcha de un plan emergente para las entidades más golpeadas por la inseguridad, entre ellas Tamaulipas, Guerrero, Veracruz, Sinaloa y Michoacán.

Por ello, solicitó que se revisen “a fondo” las causas, manifestaciones extremas y la situación en general de este problema, además de que los tres niveles de gobierno implementen acciones puntuales, inmediatas y permanentes al respecto.

POR MANDO MIXTO

También pidió que se apruebe la iniciativa del Mando Mixto Policial, ya que aunque fue aprobada por el Senado el 17 de junio pasado, sigue en proceso de dictaminación en las comisiones Constitucionales y de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados.

Con ello, dijo De Hoyos Walther, se busca establecer reglas claras para gobernadores y presidentes municipales, que son los principales responsables de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Agregó que es preciso ampliar y profundizar el control de confianza de los cuerpos policiacos en los ámbitos psicológico y socioeconómico, no limitándolo solo a la prueba de polígrafo.

Como cuarta medida indicó que es necesario aprobar la iniciativa de seguridad interior presentada al Senado el pasado 27 de septiembre, que pretende fijar reglas claras de la actuación de las fuerzas armadas en el país, así como los protocolos de entrada y salida cuando sea necesaria su intervención en tareas de seguridad pública en los diferentes estados a petición de los gobernadores.

Además, aseveró, que demandó la expedición de una Ley General de Seguridad Privada, partiendo de las diferentes iniciativas presentadas por varios partidos en 2015, que garantice una operación homogénea y regulada a escala nacional, ya que hoy en día cada estado y cada municipio tienen sus propias leyes y reglamentos.

LA DESAPARICIÓN

Un día antes de que el panista Vicente Fox asumiera la Presidencia, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, que permitió la creación de la SSP, encabezada por el Alejandro Gertz Manero, que entre otros objetivos, buscaba desarrollar las políticas de seguridad pública.

Con la llegada al Ejecutivo federal del también panista Felipe Calderón, se consolidó el proyecto de su antecesor, al quintuplicar el número de policías adscritos a la dependencia e impulsar la creación de Plataforma México para combatir al crimen organizado.

La dependencia tuvo a su cargo el diseño y la implementación de políticas de seguridad pública, la prevención del delito, el combate al crimen organizado, el sistema penitenciario, la profesionalización de la Policía Federal, entre otras funciones, todas a cargo del secretario Genaro García Luna.

Quince días antes de asumir la presidencia, el priista Enrique Peña Nieto envió al Congreso la iniciativa para reformar dicha ley orgánica, en la que se planteaba la desaparición de la SSP para regresar sus atribuciones a la Segob.

La Cámara de Diputados aprobó con 423 votos a favor, 38 en contra y cuatro abstenciones, la propuesta de Peña, la cual planteó la fusión de la SSP con la Segob, dependencia que se fortalecería para “garantizar la seguridad y protección de la población” asumiendo la rectoría del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Los primeros minutos del 3 de enero de 2013 y tras 12 años de vida, la dependencia desapareció formalmente, al promulgarse en el Diario Oficial de la Federación los cambios a la administración pública federal.

UNA MUJER, AL FRENTE DE LA DIVISIÓN CIENTÍFICA DE LA PF

La doctora Patricia Trujillo Mariel, quien cuenta con siete años de servicio en la Policía Federal, fue nombrada como la nueva jefa de la División Científica, con lo que se convierte en la primera mujer en ocupar este cargo de alta dirección en la historia de la corporación policiaca.

La División Científica es el área con el más alto nivel en la formación de expertos y el desarrollo tecnológico aplicado a la seguridad y para la atención de temas como la técnica forense, el secuestro, crimen organizado y ciberdelincuencia.

Trujillo Mariel, quien asumió el cargo en lugar del doctor Ciro Humberto Ortiz Estrada, es integrante activo de la American Society of Crime Laboratory Directors de EU y miembro de la Sociedad de Criminología Europea. Fue Directora del Instituto de Medicina Forense e investigadora, catedrática, y coordinadora de estudios de posgrado en medicina forense en universidades regionales, estatales, nacionales e internacionales.

La nueva jefa laboraba como coordinadora de criminalística de la División Científica y cuenta con 11 doctorados, ocho de ellos honoris causa.

Con información de: Rubén Mosso/México.