¿Gasolina más barata?

A partir de enero inicia el proceso para dejar que los combustibles fluctúen de acuerdo con la oferta y la demanda, pero hay señales de un riesgo inflacionario. 
Con la liberación de precios de gasolinas habrá más competidores en el mercado.
Una de las nuevas marcas de gasolineras que ya se ven en México es Eco, pero venden exclusivamente la gasolina que produce e importa Pemex. (Cortesía)

De las bondades que promovió el gobierno tras la aprobación de la reforma energética de 2013, una de las más inmediatas y cercanas a la población es la reducción de los costos de los combustibles por las inversiones que llegarían en refinación de crudo y la apertura a la competencia, la cual se ha acelerado respecto del cronograma aprobado originalmente y que tendrá su punto cumbre con la liberalización de precios en 2017. 

A partir del 1 de enero, un año antes de lo programado, iniciará el proceso para que el precio de los combustibles flote de acuerdo con las condiciones del mercado. 

La transformación del mercado nacional de combustibles inició con las leyes secundarias de la reforma energética, cuando se determinó el fin de los subsidios a las gasolinas, al considerarse regresivos, es decir, que beneficiaban a la población con mayores ingresos. 

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), solo en 2013 por cada peso de este subsidio que benefició al decil de menor ingreso de la población, el decil de mayor ingreso obtuvo 32 pesos. 

En términos presupuestarios la medida fue un éxito. Entre enero y octubre de este año, se recaudaron por IEPS a gasolinas 240,000 millones de pesos, contra una pérdida de 76,697 millones por subsidios en 2013. 

Para eliminar los subsidios, la Secretaría de Hacienda ha determinado mes a mes los precios oficiales, y si bien en agosto de 2015 se detuvo la tendencia de incrementos e incluso en julio de este año hubo una baja de precios gracias a la caída de los precios internacionales del crudo, los combustibles han tenido incrementos.

Al cierre de este año, el precio de los combustibles en México ha crecido entre 5 y 10%, como en el caso de la gasolina Magna, que pasó de 12.77 pesos por litro en 2012 a 13.98 pesos este año. Sin embargo, la Secretaría de Hacienda aún otorga un “estímulo fiscal” para estabilizar los precios, sin el cual la gasolina podría haber cerrado 2016 por arriba de 15 pesos por litro. 

El siguiente paso se dio en abril pasado, cuando se abrió el proceso de solicitud de permisos para la libre importación (originalmente programada para 2017). Hasta el pasado 5 de diciembre, la Secretaría de Energía había autorizado 152 permisos para la importación de gasolinas por un total de 176,000 millones de litros, y 222 para la importación de diésel, que totalizan 124,000 millones de litros. 

También a mediados de año iniciaron operación las primeras estaciones de servicio con marca propia, como Eco, Hidrosina, Oxxo Gas, Petro-7, La Gas y Combured, entre otras. Sin embargo, siguen vendiendo exclusivamente la gasolina que produce e importa Pemex. 

En este contexto, en el Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2017, el Ejecutivo Federal propuso adelantar un año la liberalización “gradual y ordenada” de los precios de diésel y gasolinas, para dar “un impulso definitivo a la apertura del mercado de suministro de combustibles, con lo que se detonará una mayor inversión productiva”. Finalmente, la propuesta fue aprobada por el Congreso.


Así es el proceso 

La liberalización de precios será gradual. La Comisión Reguladora de Energía (CRE) será la que determine el ritmo de la liberalización de precios y en qué regiones se dará, atendiendo a las recomendaciones que el pasado 8 de diciembre le envió la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece). 

TE RECOMENDAMOS: 4 factores internos que le pegarán a la gasolina, según Cofece

Entre sus recomendaciones, la Cofece destaca que se debe considerar la existencia de opciones de suministro estable y eficiente para cubrir la demanda estimada a nivel regional, a través de la producción de Pemex y la importación. 

También pide considerar la disponibilidad y acceso a la infraestructura de transporte desde las refinerías o puntos de importación, así como las opciones de almacenamiento y distribución hasta las estaciones de servicio, para lo cual se debe esperar el resultado de las temporadas abiertas de Pemex. 

El pasado 25 de noviembre, la CRE aprobó el procedimiento de Temporada Abierta 2017 a Pemex Logística, por medio del cual los importadores y comercializadores tendrán acceso al servicio de almacenamiento y transporte por ductos de la empresa productiva del estado. Se realizará en dos etapas: en la primera se recibirán propuestas el 1 de febrero y se asignará la infraestructura el 15 de febrero y en la segunda se reciben propuestas el 15 de abril y se cierra el proceso el 30 del mismo mes. 

En el proceso, la Secretaría de Hacienda seguirá determinando el precio de los combustibles en los que la CRE no haya liberalizado los precios. Tanto la CRE como la Cofece deberán vigilar los precios al público, y si determinan que hay abusos, Hacienda puede fijar topes para proteger al consumidor.


Riesgos latentes 

El principal riesgo de la liberalización de precios es el encarecimiento de los combustibles, pues una vez sujetos a la oferta y la demanda, fluctuarán de acuerdo con los precios internacionales del petróleo, que se han ido recuperando paulatinamente, con un aumento de 67% en lo que va del año. Además, alrededor del 55% de las gasolinas que se venden en México son importadas, lo que aumenta los precios.

TE RECOMENDAMOS: Petróleo sube por optimismo sobre el acuerdo de la OPEP

En la última década, la capacidad de refinación de Pemex se ha desplomado al tiempo que la importación de combustibles se disparó. Este año, México ha producido 283,900 barriles diarios de combustibles, una caída de 37.8% respecto a los 456,400 barriles que se producían en 2007. En contraste, la importación aumentó 27.9%, de 307,600 a 393,400 barriles diarios. 

“Estamos utilizando las refinerías a una capacidad demasiado baja. Hay problemas de confiabilidad, hace falta reconfigurarlas y hay que ser mejores operadores”, dijo José Antonio González Anaya, director general de Pemex en entrevista con Carlos Marín para El Asalto a la Razón en Milenio TV y afirmó que la petrolera mejorará su producción de gasolinas. 

Además, el IEPS a los combustibles encarece su precio en México. La gasolina Magna paga un impuesto fijo de 4.16 pesos por litro; la Premium, 3.52, y el diesel, 4.58 pesos, lo que respecto del precio de diciembre representa un precio de 29.8, 23.8 y 31.3%, respectivamente. 

Para José Ángel García, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), la carga impositiva y el tipo de cambio pueden tener un alto impacto negativo en los precios de las gasolinas al consumidor a partir de enero, cuando inicie el proceso de liberalización. 

El propio secretario de Hacienda, José Antonio Meade, reconoció que los precios se moverán en función de los costos de producción y logística. 

“Eso implicará que su impacto inflacionario se vaya atenuando en el tiempo, toda vez que habrá en el precio de la gasolina, como en cualquier otro precio en la economía, ocasiones en donde suba y ocasiones en donde baje”, comentó. 

En la minuta de la reunión de la junta de Gobierno del Banco de México del 17 de noviembre, en la que aumentó 50 puntos base a su tasa de interés de referencia, para ubicarla en 5.25, se destaca que un miembro de la junta consideró que es de esperarse que la inflación en 2017 sea más elevada, en virtud del comportamiento reciente del tipo cambio y de la liberalización de los precios de la gasolina, si bien manteniéndose a lo largo del año dentro del intervalo de variabilidad alrededor de la meta de 3%. 

Sin embargo, los integrantes de la junta del banco central consideraron que el aumento de precios en los combustibles tendría un impacto transitorio. 

Por su parte, BofAML, anticipa que la inflación continuará con una tendencia al alza, alcanzando 4% para finales de 2017. “Otro riesgo al alza es la liberalización del precio de las gasolinas en enero 2017. El gobierno quiere implementar la liberalización de forma gradual a lo largo del país para limitar los incrementos de precios. Un beneficio de mayores precios de la gasolina es que ayudará a contener las importaciones de gasolina”.