ACERMEX, abriendo caminos

Para elaborar cerveza hay que tener pasión para convertirla en un negocio hay que cumplir trámites, tener un plan, efectuar tareas administrativas y para avanzar hay que unirse con otros apasionados.
Paz Austin/ACERMEX
Paz Austin/ACERMEX

Ciudad de México

La Asociación de Cerveceros de México, ACERMEX, se formó hace 10 años, con las pocas empresas que producían cerveza artesanal en México, su objetivo principal fue “denunciar las prácticas monopólicas y manejo de exclusividad de las dos grandes cerveceras que operan en México” que les impedían desarrollarse.

En 2013 lograron una resolución que prohibía los temas de exclusividad y esto le dio un impulso al llamado boom cervecero, informa Paz Austin, actual directora de la Asociación.

ACERMEX opera a través de una mesa directiva conformada por representantes de las cervecerías afiliadas, quienes son elegidos por votación y cambian en su totalidad, cada dos años.

TE RECOMENDAMOS: Impulsando la economía digital en México

Cuenta Paz que entre 2013 y finales de 2015“a la industria cervecera artesanal le faltaba un proyecto, estrategias y promoción”. Así que, en 2016 se lleva un cambio en la mesa directiva y ella ocupa la dirección.

La tarea fundamental era delinear un proyecto para fortalecer la presencia en las mesas de trabajo de la Dirección de Normas que competencia a bebidas alcohólicas. Dar los primeros pasos para apoyar a todas aquellas pequeñas cervecerías caseras y formalizar su producción. Así como reforzar la parte de educación y capacitación técnica y administrativa hacia este sector de emprendedores y redoblar el trabajo de promoción.

Hoy, existen 70 empresas en la Asociación y más de mil en todo el país. ACERMEX, además de su presencia en las mesas de trabajo de Normas de competencia de bebidas alcohólicas, tiene representación en las secretarías de Hacienda y Agricultura para mostrar este nuevo modelo de empresa que crece significativamente. La joven directora de ACERMEX destaca que, en el último año han recibido apoyo de INADEM y de ProMéxico quien creó una división nueva donde la cerveza artesanal está con los productos gourmet.

Paz considera que el “emprendedor cervecero es muy valiente porque enfrenta muchos retos y trabajo físico. Es una industria costosa que no sólo requiere de agua, lúpulo, malta y  levadura, sino de paciencia, mucha paciencia”, pues hay que dedicarle tiempo a la limpieza, al cuidado del producto, a salir a vender y a convencer, ya que le habla a un consumidor que sólo conoce de clara y oscura, mientras él ofrece un universo de cervezas.

Para Paz Austin, el trabajo conjunto de Asociación y emprendedores, está abriendo el camino a la nueva generación de cerveceros de México y para esta industria, que llegó para quedarse, crezca para bien del país.