Apoyan la economía, con un granito de café

Recibir café selecto y recién tostado, de diferentes zonas de México, a las puertas del hogar, es posible con una membrecía y pedirlo por  internet.
Nora Espinoza y Julián Curiel Jiménez/Mosaico Café
Nora Espinoza y Julián Curiel Jiménez/Mosaico Café

Ciudad de México

Julián Curiel y Nora Espinoza no sólo comparten su gusto por el buen café, sino que fundaron una empresa que promueve su consumo, apoyando  a tostadores artesanales  del producto.

Mosaico Café es una plataforma que distribuye café recién tostado, de diferentes variedades y regiones del país, a través de una membresía y ventas  por internet”, informa Julián.

“Funciona como escaparate virtual y canal de distribución para  tostadores, que hacen muy bien su trabajo, pero no tienen la oportunidad de vender en otro lugar que no sea su localidad”, reafirma Nora.

A la par con la distribución,  Mosaico Café ofrece información para que sus miembros y compradores aprendan sobre el producto.

 “Desde dejar el café de sobrecito, para pasar a un café de mayor calidad, hasta llegar a los de alta especialidad, y llegar  a tomar el café que merecemos”, afirma Julián y añade, “semejante a lo que hizo la cervecera tapatía Minerva: paso a paso, abrió el gusto por la cerveza artesanal, con nuevos sabores y estilos”.

Cabe destacar que una de las labores de Mosaico Café es reclutar tostadores que cumplan con ciertos estándares de calidad. Recorrer zonas cafetaleras, para conocer, probar y, apoyados por un equipo de catadores profesionales, seleccionar los mejores.

TE RECOMENDAMOS: Eficientes empleados virtuales 

La historia empezó hace tres años, cuando la pareja puso una cafetería móvil en Guadalajara. “Llegamos a tener dos unidades que funcionaban bien”, comenta Nora.

Sin embargo, ante la enorme variedad de granos, tipos de tostados,  cafés de alta especialidad y gourmet, las cafeterías eran insuficientes, “no teníamos la capacidad de hacer llegar toda esa oferta a más gente, en más lugares”, advierte Nora. Fue entonces que a Julián, ingeniero electrónico, se le ocurrió crear la plataforma.  

 Julián no se considera un experto en café, pero asegura que tanto él como Nora han adquirido conocimiento y experiencia suficientes en el tema del café, así como en el manejo del negocio. Para esto último, les fue de gran apoyo la  Incubación para Empresas del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara.

A un año de iniciar el proyecto, trabajan con cuatro tostadores y esperan sumar otros seis durante 2018. Para su funcionamiento,  la empresa se apoya en personal outsourcing y utiliza el servicio de una agencia para marketing. Entre los planes para 2018  está el migrar a una marca propia, afianzar el marketplace y enriquecer la parte de información para los usuarios.

Mosaico Café apoya a pequeños productores a comercializar su producto, bajo el esquema de un precio justo. “Una manera de poner nuestro granito de café para impulsar la economía”, afirma Julián con humor.

REPL