Robótica con impacto social

HandEyes fue premiado con 60 mil dólares por History Channel como el proyecto número uno, entre 6 mil propuestas de toda Latinoamérica.
Diego Aguinsaca/ HandEyes
Diego Aguinsaca/ HandEyes

Ciudad de México

Gracias al invento de cuatro jóvenes ecuatorianos, las personas con discapacidad visual caminarán con más seguridad, sin necesidad de un guía o un bastón que los ayude a identificar los obstáculos del camino. Se trata de HandEyes, proyecto ganador del concurso “Una Idea para Cambiar la Historia” 2016 de History Channel.

Este microdispositivo similar a unos lentes de realidad virtual, se coloca en la camisa o la muñeca para crear mapas mentales mediante un sistema de eco localización de emisión de ondas. A través de la vibración o el sonido se alerta a la persona no vidente de objetos que representan un peligro en su trayecto y así evitar accidentes.

TE RECOMENDAMOS: ACERMEX, abriendo caminos

Diego Aguinsaca, egresado de Ingeniería Mecatrónica y uno de los creadores del proyecto, viajó a México para presentar HandEyes en el marco del Campus Party en Guadalajara en julio pasado. “Una persona no vidente visitó nuestro stand y pudo probarlo, su reacción al instante fue increíble”, comparte.

El 2 de septiembre será su lanzamiento comercial en Ecuador y tienen planeado llevarlo a Guadalajara a mediados de noviembre.

“Queremos regalar HandEyes a las personas que lo necesiten y promocionarlo en México, una de las capitales de la tecnología, donde no pueden faltar estos productos”, señala el emprendedor.

Para Diego la motivación de crear dispositivos que fomenten entornos más incluyentes llegó después de una conversación con una de sus tías, pues sentía que los proyectos de robótica que desarrollaban tenían potencial, pero les faltaba impacto social.

“Ella me dijo: ‘por qué no orientas los proyectos a un cambio directo en la sociedad’. Y así comenzamos una propuesta enfocada en generar un beneficio a la comunidad. El efecto era increíble, cambias la vida de mucha gente y eso es muy importante”, señala.

HandsEyes es un proyecto que han perfeccionando durante 4 años y ha evolucionado favorablemente gracias a la respuesta y al trabajo directo con el usuario.

“Cuando una persona vidente vio a una no vidente usarlo, de inmediato me preguntó dónde comprarlo; ahí te das cuenta que estás creando un producto que la gente quiere usar, que no es una idea, es algo útil que mejorará su vida”, expresa el emprendedor.

Diego lleva el emprendimiento en la sangre. Su mamá es la persona más emprendedora que conoce. Desde que tiene uso de razón ha tenido panaderías, cafeterías, peluquerías, spas, micromercados…de todo.

“Emprender era normal para mí. Mi mamá siempre me inculcó trabajar en algo que me gustara. Emprender me permite trabajar en lo que me apasiona para ‘nunca trabajar’”, finaliza Diego.

REPL