Mexicanos crean un tupper para 'godinez'

Tres jóvenes mexicanos inventaron un tupper que sirve para calentar los alimentos sin la necesidad de electricidad o pilas: su nombre es Warmbox.

Ciudad de México

A todos alguna vez nos ha tocado estar en el trabajo o la escuela y tener la mala suerte de comer fríos nuestros alimentos, ya sea porque no hay horno de microondas o porque se descompuso.

Tres jóvenes mexicanos quieren terminar con esto gracias a la invención de un “tupper” que sirve para calentar los alimentos sin la necesidad de electricidad o pilas: su nombre es Warmbox.

TE RECOMENDAMOS: Veracruzanos buscan acabar con la basura electrónica

“Es como un horno de microondas portátil, pero sin el consumo energético de éste. En el mismo recipiente se puede comer, como si fuera un “tupper” que calienta tu comida”, dijo a MILENIO Óscar Flores, cofundador de Warmbox.

Anahí Jarquín, licenciada en Dirección y Gestión de Negocios, y Josué Hernández y Óscar Flores, estudiantes de Ingeniería Industrial del Tecnológico de Pachuca, son tres jóvenes que se conocieron en un bootcamp emprendedor en Veracruz organizado por iLab.

Ser estudiantes y trabajar los obligaba a comer siempre fuera de su casa, algo que miles de personas viven día a día, razón por las que se les ocurrió pensar en una solución.

“Siempre teníamos que comer frío o comer una torta o un sándwich. Estando en el bootcamp estaba harto de esto, era siempre lo mismo. Somos estudiantes, lo vivimos a diario. Por lo que nos pareció excelente la idea de poder llevar alimentos que no necesariamente llevarías al trabajo o escuela, ya que requieres de un horno de microondas”, dijo Óscar.

El recipiente funciona mediante “química verde, a través de una especie de "batería" que hace que caliente. Los alimentos se calientan tan fácil como apretando un botón”.

La forma del producto se divide en dos, el recipiente y la parte de abajó que es como una “batería” que hace calentar el recipiente. “Puede calentar desde sopa hasta un corte de carne”. La “batería” tiene una vida útil de 300 usos (un uso se da cada que se aprieta el botón para calentar).

Su proyecto se encuentra en un prototipo funcional y esperan encontrar inversionistas para poder lanzar su primer lote de 10 mil piezas.

Ya trabajan en la patente y su idea es que ellos mismos puedan fabricar y vender el producto, aunque en un futuro no descartan la idea de licenciarlo.

El estimado de precio al público sería entre 300 y 550 pesos, que incluiría un recipiente con tres “baterías”. El Tamaño será de 15 centímetros de ancho por 20 centímetros de largo y 7 centímetros de profundidad. El material tanto de la “batería” como del recipiente será biodegradable.


CPR