Carstens descarta alza de tasa por decisiones precipitadas

El gobernador del Banco de México rechazó que los precios de las gasolinas y el aumento del salario mínimo provoquen alzas generalizadas en los productos.
Participación del gobernador de banco central en el seminario del ITAM.
Participación del gobernador de banco central en el seminario del ITAM. (Araceli López)

Ciudad de México

Pese a que la inflación superará este año 4 por ciento y estará por arriba del rango establecido por el Banco de México (Banxico), de 3 por ciento más/menos 1 por ciento, el instituto central no tomará medidas precipitadas, como aumentar nuevamente la tasa de interés referencial, que eleve los costos en la economía.

TE RECOMENDAMOS: Las perspectivas económicas para México en 2017

Durante su participación en el seminario Perspectivas Económicas 2017. Retos y Oportunidades, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, dijo que eventos como el alza de los precios en las gasolinas y el aumento del salario mínimo, aunado a la depreciación del peso, deberán generar ajustes en precios relativos, pero no un fenómeno inflacionario, al no ser un proceso sostenido y generalizado.

Señaló que tales eventos llevarán a una desviación temporal de la banda objetivo de inflación, con un nivel mayor a 4 por ciento durante gran parte de 2017, pero estima que converja a 4 por ciento al cierre del año y en 2018 a 3 por ciento, por lo que las expectativas de mediano y largo plazo están bien ancladas.

Carstens indicó que el Banxico no tomará decisiones precipitadas, pero sí se mantendrá vigilante a los movimientos en precios relativos, pues ya se han tomado medidas agresivas de política monetaria, como un aumento de 250 puntos base en la tasa de interés referencial en 2016.

Con respecto a la depreciación del tipo de cambio, señaló que ésta ha sido mitigada por ausencia de presiones inflacionarias por el lado de la demanda agregada y considera que ha reflejado una sobrerreacción por la incertidumbre que persiste, pero que ayudará a mitigar choques del exterior; no obstante, agregó, la misión del banco central es que la depreciación se dé de la forma más ordenada posible.

SE GENERARÁ INVERSIÓN

Ante la gran incertidumbre que se ha generado por las políticas que puede implementar la nueva administración en Estados Unidos y que se ha visto reflejada en la depreciación del peso, el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, confió en que México tendrá la capacidad de generar inversiones y consideró que el reto más grande y evidente es la redefinición de la relación que México habrá de tener con ese país.

Dijo que México ha enfrentado complicaciones y retos, y “en medio de este que le vino de frente” va a cerrar 2016 con un crecimiento de 2.2 por ciento, aproximadamente, que si bien “no es el que queremos, no es el que nos gustaría, pero en el contexto que estamos enfrentando, es un crecimiento que compara bien con la región y con la OCDE, pero sobre todo se compara bien con el contexto”, profundizó.

TE RECOMENDAMOS: Tipo de cambio refleja un escenario muy pesimista: Meade

Durante su participación en el seminario del ITAM, señaló que el comportamiento que vaya teniendo el tipo de cambio dependerá de cómo se vayan despejando las incógnitas relacionadas con EU.

“El tipo de cambio refleja la perspectiva que el mundo ve del país y hoy el tipo de cambio refleja un escenario muy pesimista respecto a la capacidad que tendremos para atraer inversiones, yo tengo la convicción y la esperanza de que seremos capaces pronto de volver a generar convicción de que México tendrá capacidad de generar inversiones”, dijo.

Indicó que ante el complicado escenario que presenta el país, el llamado es a estar “apasionadamente entregados por México, en unidad, con claridad de propósito, tranquilos, conscientes y orgullosos de nuestro presente y con una confianza profunda en nuestro futuro”.

Meade explicó que los instrumentos que México tiene para hacer frente al contexto actual son la política fiscal, la monetaria y las reformas estructurales, que son las que han dado fortaleza al país en el pasado reciente y habrá de dársela en lo que se tiene por delante. Con respecto a esto último, destacó la de telecomunicaciones y la energética, que sin duda generarán inversiones.

PIERDEN PESO Y DÓLAR

El precio del dólar libre ante el peso se cotizó en niveles de 22.10 por unidad, 5 centavos por debajo del cierre del miércoles; en su tipo para operaciones al mayoreo, el dólar se cotizó en 21.70 pesos, una disminución de 20 centavos para el billete verde frente al nivel anterior.

La moderada apreciación que tuvo el peso no ha borrado las pérdidas que se han registrado desde que inició este año; en menos de dos semanas, el peso acumula una depreciación de 1.20 pesos, equivalente a 5.74 por ciento.

El dólar se debilitó frente a sus principales cruces de divisas de economías emergentes, debido a la conferencia de prensa del presidente electo de EU, Trump.

Aunque en el muy corto plazo se pueden observar ajustes moderados a las pérdidas del peso, la divisa seguirá vulnerable a ataques por parte de Trump y noticias que indiquen una disminución de la inversión extranjera en México.

El precio del dólar disminuyó frente a sus principales cruces; comparando las cotizaciones de los días 11 y 12 de enero, se observaron movimientos muy ligeros, menores a un centavo, prácticamente sin variaciones, frente al euro de 0.0034; dólar (Canadá) de 0.0026, y real (Brasil) de 0.0024; las mayores pérdidas fueron con el yen (Japón) de 0.75 y el rublo (Rusia) de 0.37 centavos. El dólar solo mejoró su cotización, casi imperceptible, frente a la libra (Gran Bretaña) en 0.0047 centavos.

La menor fortaleza del dólar estadunidense estuvo ligada a que en los mercados se preveía que Trump anunciará parte de su plan de trabajo y económico, además de su proyecto de gasto público; sin embargo, esto no ocurrió, razón por la cual los mercados se mostraron cautelosos.

Buena parte de las ganancias que se generaron en los mercados durante los últimos dos meses de 2016 estuvieron  vinculados a las expectativas de un incremento en el gasto de gobierno en EU, por una política expansiva —más gasto público y menores impuestos— por lo que existe una expectativa de corrección a la baja para el dólar.

TE RECOMENDAMOS: Guerra comercial con EU, tiro en el pie: Serra Puche

DÓLAR, EL RETO: MOODY’S

La operación de los corporativos mexicanos podrá verse afectada por un menor crecimiento económico, el alza del dólar frente al peso, la inflación, el incremento de tasas de interés, así como la posible modificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, advirtió la calificadora Moody’s Investors Service.

La magnitud de los riesgos dependerá de manera importante de las medidas comerciales que el presidente electo de EU busque adoptar —como lo dijo en campaña—, por ejemplo, imponer mayores aranceles, refiere el reporte.

“Cualquier cambio al TLC afectará a los exportadores mexicanos y las remesas hacia México podrán bajar durante la nueva administración”, mencionó Nymia Almeida, vicepresidente de Moody’s.

El documento detalla que el impacto que ha tenido el peso frente al dólar ha incrementado el precio de las importaciones de las materias primas y equipos, por lo que también los costos operativos y de inversión de capital de las empresas han aumentado.

CLAVES

IMPACTO EN LA IP

Las firmas de consumo que generan parte importante de sus ingresos fuera de México, como Bimbo y Sigma, estarán mejor posicionadas para enfrentar la disminución del consumo local y la volatilidad del tipo de cambio, aseguró Moody’s.

La calificadora mencionó que se observa un riesgo para los desarrolladores de vivienda como Consorcio ARA, Corpovael y Servicios Corporativos Javer, pues el mercado inmobiliario ante mayores tasas de interés será más costoso.