Papá soltero; también es mamá de dos niñas

Arturo Miranda, desde hace cinco años es papá y mamá de dos niñas. Trabaja como agente de ventas, además, invierte la mayor parte del tiempo a cocinar, peinar, y consentir a sus hijas. 

León, Gto

Desde hace cinco años, el señor Arturo Miranda es papá y mamá de dos niñas, por ellas, ha tenido que empatar sus labores como agente de ventas y como padre, a este último trabajo, le ha invertido mucho tiempo, pues les cocina, las peina, las lleva a la escuela, y claro, también las consiente, lo que lo ha llevado a recibir el abrazo de felicitación el día de las madres.

“Tenían 7 y 8 años cuando yo inicié esta aventura con ellas” Relató Arturo refiriéndose a sus hijas,  quien recordó que cuando aquello a lo que él denomina “aventura” comenzó, no sabía qué ropa comprarles, cómo  peinarlas ni cómo empezar a tomar el papel de una madre.

TE RECOMENDAMOS: Meche es madre de familia y chofer de oruga en el SIT

“Su mami decidió dejarnos por sus razones y yo me quedé con ellas”, dijo Arturo mientras las dos niñas toman el desayuno que él mismo les preparó.

Ana y Lulú de 11 y 12 años, se levantan a las 7:00, cuando su padre las despierta. Mientras él  prepara el desayuno para que no salgan con el estómago vacío, ambas se arreglan para la escuela. Cuando acaban, Lulú sale en busca de su padre para que le ayude a peinarse, él ya tiene práctica, y lo hace en menos de 5 minutos.

Una vez están listas, el desayuno que hizo previamente su padre, ya las espera en la mesa, y cuando terminan de consumirlo, salen con su progenitor rumbo a la escuela, donde se despiden para que cada uno siga con sus actividades diarias, ellas a estudiar, y su padre a trabajar como supervisor de ventas.

Es Arturo quien recibe los abrazos y las felicitaciones el 10 de mayo, y no solo de sus hijas, sino también de amigos y familia que admiran el empeño que pone para sacar adelante a las niñas él solo, después de que un día, la madre de Ana y Lulú, decidió partir.

“Los días de las madres yo no las llevaba a la escuela (…)  Pues de por sí que ya no tener a tu mamá es un poquito complicado, y para que no sintieran aún más la felicidad de sus compañeros y ellas ahí en el festival sin su mamá, yo no las llevaba”, platicó el señor Arturo.

La etapa para superar la partida de su mamá no fue fácil, mucho menos rápida, pero poco a poco, el tiempo fue sanando las heridas y formó unos lazos únicos entre padre e hijas.

TE RECOMENDAMOS: En el país, casi 9 millones de mujeres son jefas de familia 

“Un día Anita estaba muy triste por la cuestión de su mamá, estaba llorando y yo para consolarla le puse una película de Disney, y cuando empieza la película, sale un castillo y me dijo “Papá, prométeme que un día me vas a llevar ahí”, ese día yo ni trabajo tenía, no tenía yo creo que ni dinero para darles de comer, y le dije “te lo prometo”, y pues yo siempre trato de cumplir mis promesas. Hace dos años les cumplí la promesa, las llevé a Disney World, a pesar de que yo soy una persona que no gana mucho, yo me las ingenié para cumplirles su sueño a mis hijas”, dijo orgulloso el padre de Ana y Lulú.

“Yo creo que soy un padre muy afortunado porque yo sé que hay papás que no los dejan ver a sus hijos o los dejan ver a sus hijos una vez a la semana, a parte les cobran la pensión”, puntualizó el señor Miranda, quien también hoy festeja el día de la madre.