¿Trump rompió el protocolo en la llamada a Peña?

Aunque las llamadas telefónicas entre mandatarios no tienen un protocolo establecido, siempre se recomienda un lenguaje cordial para permitir una negociación exitosa.
Los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump en Los Pinos.
Los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump en Los Pinos. (AP)

Ciudad de México

En una conversación de casi 50 minutos, Donald Trump llamó “señor presidente” a Enrique Peña Nieto una sola vez y el resto de tiempo se dirigió a él por su nombre de pila: Enrique; mientras que el mandatario mexicano siempre le habló de usted.

Pero, ¿qué significa eso?

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué se dijeron Trump y Peña en la primera llamada?

Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump no ha destacado por seguir las reglas de protocolo como lo demostró al empujar al primer ministro de Montenegro, Milo Dukanovic, o al colgarle el teléfono al mandatario australiano, Malcolm Turnbull.

La llamada con Peña Nieto no fue la excepción, pues Trump rompió con las reglas de cortesía que por costumbre se siguen en una conversación entre jefes de Estado.

Las conversaciones por teléfono ente mandatarios normalmente son de carácter privado y por tanto no hay reglas específicas para ellas, por lo que está permitido tutearse si hay cercanía entre los gobernantes.

Sin embargo, la experta en protocolo, Jimena Esquivel, consideró que en el caso de la llamada entre Trump y Peña Nieto, la actitud del presidente estadunidense no fue la correcta, pues “aunque haya cercanía entre los mandatarios hay que cuidar la forma”.

“Esta llamada que se filtró muestra la personalidad que ha mostrado Trump, no solo hacia México, sino queriendo como que todos los demás países sean serviles”, dijo.

Agregó que la actitud de Trump buscaba comunicar que él es “la potencia y tú te tienes que doblegar, ser servil y acatar; muestra el tipo de relación que quiere establecer con el vecino, con el que tiene tratados”.

Explicó que el lenguaje formal ayuda a cuidar las formas en las negociaciones y crear un espacio ideal para poder dialogar y negociar, pues es una señal de que se está tratando entre iguales.

“El protocolo siempre tiene que estar basado en el respeto, en una lógica de diplomacia de tratar a los mandatarios como quieres que te traten a ti”, dijo.

Un caso parecido es la llamada de Vicente Fox, al entonces presidente cubano, Fidel Castro, en la que le dice “comes y te vas” como una señal de fuerza y rechazo.

TE RECOMENDAMOS: La 'agridulce' llamada entre Peña Nieto y Donald Trump

En esa conversación, Castro tutea a Fox pero le llama “señor presidente”, pero en la diplomacia cubana el hablarle de tú a un mandatario es una señal de rompimiento y distancia.


JASR