Las principales crisis migratorias entre Cuba y EU

Desde el triunfo de la Revolución, la política migratoria ha sido uno de los principales campos de batalla en el conflicto entre Cuba y EU, a continuación algunos de los más importantes.
En esta foto de archivo del 4 de enero 2016 de 2016 se ve a guardacostas estaduinidenses interceptando una lancha con migrantes cubanos.
En esta foto de archivo del 4 de enero 2016 de 2016 se ve a guardacostas estaduinidenses interceptando una lancha con migrantes cubanos. (AP)

La Habana

Desde el triunfo de la Revolución cubana, la política migratoria ha sido uno de los principales campos de batalla en el conflicto entre Cuba y Estados Unidos. A continuación algunos de los momentos más importantes de las crisis migratorias entre los dos países.

CAMARIOCA

Tras el triunfo revolucionario de 1959, miles de cubanos prefirieron emigrar a Estados Unidos por estar en desacuerdo con las primeras medidas nacionalizadoras del gobierno de Fidel Castro. En octubre de 1965, las autoridades cubanas establecieron un punto de salida autorizado por el Puerto de Camarioca, muy cerca del balneario turístico de Varadero en el occidente del país, para todos los que quisieran llevarse a sus familiares.

MARIEL

En abril de 1980 miles de personas ocuparon la embajada de Perú en La Habana con el objetivo de viajar hacia Estados Unidos. El gobierno cubano autorizó la salida por el Puerto de Mariel a los cubanos que quisieran emigrar y autorizó a embarcaciones de los familiares a viajar a Cuba y recogerlos para ir hacia la Florida.

CRISIS DE LOS BALSEROS

Con la desaparición de la Unión Soviética, Cuba perdió a su mayor aliado económico y entró en una dura crisis conocida como "Período Especial". En 1994 miles de cubanos se lanzaron al mar en precarias embarcaciones con el objetivo de alcanzar Estados Unidos.

TE RECOMENDAMOS: Obama acaba con la política de 'pies mojados' para cubanos

La conocida "crisis de los balseros" provocó que en 1995 el presidente estadunidense Bill Clinton implementara la política denominada "pies secos, pies mojados", que implicaba que todo cubano interceptado en el mar era devuelto a la isla, mientras que los que lograban tocar tierra podían permanecer en Estados Unidos.