Estamos en la Tercera Guerra Mundial en pedacitos: Papa

El papa Francisco alertó sobre la tentación de confiarse a un salvador que promete proteger con muros a la población y dijo que el mundo vive una guerra en pedacitos.
Francisco ofreció un sandwich y una bebida a los 300 voluntarios que repartieron el libro.
El Papa dijo que vivimos una guerra mundial en pedacitos, por el gran número de conflictos en el mundo. (Reuters)

Vaticano

El papa Francisco advirtió contra la tentación "muy grave" de confiarse en tiempos de crisis a "un salvador" que proponga defender su pueblo "con muros", en una entrevista con el diario español El País publicada este sábado.

El rotativo entrevistó al pontífice argentino el viernes en el Vaticano, a la misma hora en que Donald Trump juraba su cargo como presidente de Estados Unidos.

El País le pidió una valoración sobre la emergencia de movimientos populistas en Europa y el caso específico de Trump. El santo padre respondió con una reflexión sobre las causas del ascenso del nazismo en Alemania, en la que recordó que "Hitler no robó el poder, fue votado por su pueblo, y después destruyó a su pueblo".

Justo a continuación, añadió que "ése es el peligro. En momentos de crisis, no funciona el discernimiento y para mí es una referencia continua. Busquemos un salvador que nos devuelva la identidad y defendámonos con muros, con alambres, con lo que sea, de los otros pueblos que nos puedan quitar la identidad".

TE RECOMENDAMOS: Papa pide "tolerancia cero" ante curas pederastas

"Eso es muy grave", remachó.

Refiriéndose explícitamente a Trump, quien ha prometido construir un muro en la frontera con México para detener la inmigración ilegal, Francisco no quiso aventurarse: "Se verá. Veremos lo que hace y ahí se evalúa. Siempre lo concreto".

El obispo de Roma, de 80 años, reiteró que en su opinión, a la vista de los numerosos conflictos en el mundo, "estamos en la Tercera Guerra Mundial en pedacitos".

En un tono más personal contó que no ve la televisión desde 1990, que conserva su "buen humor" y que en su labor como jefe de la Iglesia católica no se siente "incomprendido", sino "acompañado por todo tipo de gente, jóvenes, viejos...".

Al preguntársele si piensa permanecer como sucesor de San Pedro hasta el fin de sus días, mantuvo de nuevo la incertidumbre refiriéndose a la renuncia de su predecesor Benedicto XVI, quien "me enseñó cómo hay que hacerlo" cuando "sienta que no pueda más".