Hoy será oficializada la victoria de Trump

Se espera una tensa reunión en el Colegio Electoral. Improbable viraje, pese a las presiones de los representantes de Clinton.
El empresario inmobiliario habla ante simpatizantes de Mobile, Alabama.
El empresario inmobiliario habla ante simpatizantes de Mobile, Alabama. (Lucas Jackson/Reuters)

Washington

El Colegio Electoral, el cónclave que elige al presidente estadunidense con base en los resultados por estado, se reúne hoy para certificar la victoria del republicano Donald Trump, que algunos quieren frustrar pidiendo que sus integrantes cambien de opinión.

Aunque las sorpresas son improbables, esta será la reunión del Colegio Electoral más tensa que se recuerde, con un grupo alineado con la candidata demócrata, Hillary Clinton, presionando a los representantes de Trump para que den la espalda al republicano, ganador de las elecciones del 8 de noviembre.

El sistema electoral de Estados Unidos no garantiza la presidencia al vencedor con la mayoría de votos a nivel nacional, sino que adjudica hasta un total de 538 compromisarios equivalentes al número de legisladores federales por cada estado, lo que da más peso a estados con más población, con California y Texas a la cabeza.

El Colegio Electoral tiene sus orígenes en los albores de la democracia estadunidense y responde al intento de separar al Congreso de la voluntad del voto popular para elegir al presidente, aunque la solución intermedia fue la creación del proceso por el cual 538 representantes estatales certifican la victoria. El cónclave nunca se ha opuesto al resultado de los comicios y al hecho de que quien logre un mínimo de 270 votos electorales se proclama presidente, pero sí ha ocurrido hasta en cinco ocasiones que el ganador del voto popular no ha tenido suficientes compromisarios del colegio electoral. Y ha vuelto a ocurrir en estos comicios, en los que Clinton obtuvo cerca de tres millones de votos más que Trump, quien, no obstante, se impuso en los estados decisivos consiguiendo 306 votos electorales, que obligarían a una rebelión sin precedentes de sus 37 compromisarios.

Solo uno de ellos, Chris Suprun, de Texas, ha dicho que no votará por Trump, mientras que un grupo de compromisarios de Clinton conocidos como los "Electores de Hamilton" (en honor de Alexander Hamilton, quien ideó el sistema) ha prometido no votar por Clinton y apoyar a un republicano más moderado si un número suficiente de republicanos se les suma.

La estrategia tiene pocas opciones de prosperar. Las delegaciones de electores están compuestas generalmente por incondicionales de los candidatos, que en el caso republicano están unidos por su repulsa a una presidencia de Clinton y en la falta de consenso por una alternativa moderada republicana.

Además, un resultado probable de una rebelión es que nadie conseguiría el mínimo de 270 votos necesarios dejando en manos de un Congreso republicano la votación del presidente. En toda la historia de la democracia estadunidense solo nueve electores en distintas citas del Colegio Electoral han cambiado su voto o han votado en blanco, y pese a las presiones es casi imposible una deserción en masa en el bando de Trump.

De otra parte, dos senadores republicanos y dos demócratas pidieron en una carta la creación de una comisión de investigación por los ciberataques rusos con la supuesta intención de interferir en las elecciones presidenciales.


Más de 240 mil mexicanos deportados en 2015

Un total de 242 mil 456 ciudadanos mexicanos fueron deportados por el gobierno del presidente Barack Obama en el año fiscal 2015, un número mayor que los inmigrantes de cualquier otra nacionalidad, de acuerdo con cifras oficiales.

Las deportaciones de mexicanos representaron el 72.7 por ciento del total de 333 mil 341 inmigrantes removidos de Estados Unidos en ese periodo, que abarca del 1 de octubre de 2014 al 30 de septiembre de 2015.

Del total de mexicanos deportados, más de 106 mil obedecieron a casos criminales y el resto, unos 136 mil, a ofensas no criminales, según las cifras del Departamento de Seguridad Nacional.

Aunque las deportaciones son el menor número desde 2007, las expulsiones de mexicanos significaron un aumento respecto de las 176 mil 968 de 2014.

Alrededor de 2.9 millones de mexicanos han sido deportados por el presidente Obama entre 2009 y 2015, siendo 2013 un año récord con 435 mil, de acuerdo con el Centro de Investigación Pew.