En Escocia, Trump ya construyó un muro

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, inauguró en 2006 un campo de golf y prometió miles de empleos a los escoceses. Años más tarde, sólo provocó pérdidas y segregación.
En Escocia y en gran parte del mundo, el magnate y ahora nuevo presidente de EU, Donald Trump, es repudiado.
En Escocia y en gran parte del mundo, el magnate y ahora nuevo presidente de EU, Donald Trump, es repudiado. (Reuters)

Escocia

En Balmedie, una localidad escocesa al borde del mar del Norte, Donald Trump es un vecino malquerido: el multimillonario, que construyó ahí un golf, había prometido empleos pero erigió un muro.

Al anunciarse la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, el golf se apresuró a felicitar a su propietario, pero los habitantes del pueblo ubicado al norte de Aberdeen aún tienen atravesadas sus promesas de empleo, jamás respetadas.

Y muchos se quejan también del muro construido alrededor del Trump International Golf Links por el empresario y futuro presidente, cuya madre nació en Escocia.

"Nos había prometido mil 400 empleos, un hotel cinco estrellas, dos campos de golf, un centro ecuestre, y no hemos recibido nada" se queja Michael Foote, cuya propiedad da al golf del próximo jefe de Estado norteamericano.

TE RECOMENDAMOS: Trump tendrá problemas si ignora a China: Alibaba

Finlay Muro también protesta. Este joven de barba pelirroja ha visto al millonario construir el muro en torno al golf, colindante con su propiedad.

"No es el vecino ideal. Hemos tenido muchos problemas con él en estos diez años" explica pocas horas después de la elección del candidato.

En 2006, el anuncio de la construcción de una golf por Donald Trump había sido recibida con entusiasmo.

El proyecto de Trump --que posee otro golf en Escocia-- convenció a los dirigentes escoceses, atraídos por sus promesas de crear miles de empleos y de invertir mil millones de euros.

El empresario fue nombrado embajador de negocios por el gobierno regional, que había refutado los temores de algunos habitantes, preocupados por el impacto del golf en el medio ambiente.

El gobierno regional lo privó de ese título tras su propuesta de cerrar las fronteras estadunidenses a los musulmanes, mientras que la Universidad Robert Gordon (RGU) de Aberdeen le retiró su doctorado 'honoris causa'.

"Las palabras de Trump demuestran que no es digno de ser embajador para Escocia" explicó un portavoz del gobierno escocés, en diciembre pasado.

Las relaciones empeoraron también cuando Trump se puso a intervenir en la política local y su proyecto se reveló menos ambicioso de lo esperado. Su golf emplea a 95 personas, y ha perdido más de un millón de dólares en 2014 y 2015.

Opuesto a la construcción de una granja eólica, el empresario se había desplazado personalmente al parlamento escocés, alegando que perjudicaría al turismo en la región. Su recurso ha sido rechazado.

Escocia, ¿laboratorio Trump?

Anthony Baxter, un documentalista de Montrose, en la región de Aberdeen, ha seguido las actividades de Donald Trump en Escocia en estos diez años.

"Escocia es un laboratorio de lo que va a abatirse sobre el mundo con la presidencia Trump" afirma Baxter, autor de la película "You've been Trumped" (juego de palabras con el apellido del presidente electo y que quiere decir "Ustedes han sido engañados"), seguido de un segundo, "You've been Trumped too", que salió en el momento de la elección estadunidense.

"Dice que va a construir un gran muro entre México y Estados Unidos y sabemos, en Escocia, que sabe construir muros. Los ha construido alrededor de las casas vecinas de su terreno, para que la gente que juega al golf no las vea".

El 24 de junio, un día después del referéndum sobre el Brexit, quien era entonces aún candidato a la Casa Blanca fue abucheado durante la inauguración de su golf. Algunos manifestantes, portando pancartas en las que se leía "Trump ama el odio" así como banderas mexicanas, había invadido el lugar.

De momento, el hombre tiene al menos a alguien que lo apoya en la región: Sarah Malone, vicepresidenta de su golf de Balmedie, que celebró en un comunicado la victoria de Trump "en nombre de todo el equipo".

Trump y su familia, explica, "han peleado de forma increíble en una campaña increíble (...) que marcará la historia".

AFC