Los puntos clave de la política migratoria de Trump

El presidente busca asegurar la frontera sur de Estados Unidos con la construcción de un muro, además de acelerar las deportaciones y retirar los fondos federales a las 'ciudades santuario'.
Decenas de personas protestan cerca de la Casa Blanca contra la política migratoria de Donald Trump.
Decenas de personas protestan cerca de la Casa Blanca contra la política migratoria de Donald Trump. (EFE)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este miércoles dos órdenes ejecutivas para dar inicio a la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México y frenar la llegada de inmigrantes indocumentados, dos promesas que hizo durante la campaña electoral.

TE RECOMENDAMOS: California rechaza amenazas de Trump; protegerá a migrantes

Estos son los puntos clave de las órdenes firmadas por Trump:

- Construir el muro

La orden ejecutiva para edificar el muro pide al Departamento de Seguridad Interior "planear, diseñar y construir inmediatamente un muro físico a lo largo de la frontera sur" con México.

La estructura exacta sigue siendo una incógnita, pero la orden habla de "un muro físico y contiguo u otra barrera igualmente segura, contigua e infranqueable físicamente".

Las autoridades deberán "asignar todo tipo de fondos federales" para construirlo. Sin embargo, Trump prometió que el gobierno mexicano pagará el costo de la obra.

Asimismo, el mandatario pide "proyectar y desarrollar los requerimientos de financiación a largo plazo para el muro, incluyendo la preparación de solicitudes presupuestarias del Congreso para los ejercicios fiscales actuales y futuros".

También solicita la elaboración de "un estudio exhaustivo de la seguridad de la frontera sur, que se completará en el plazo de 180 días a partir de esta orden".

- Agilizar las deportaciones

El nuevo presidente quiere intensificar las medidas para acabar con el cruce de inmigrantes sin papeles y agilizar su repatriación.

La orden dará pie a la contratación de 5 mil nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza. Éstos deberán poner fin a la ley "Catch and Release" (atrapar y liberar), que en algunos casos permite dejar en libertad a inmigrantes poco después de su detención en Estados Unidos.

Además, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, deberá tomar "todas las medidas apropiadas" para asignar todos los recursos legalmente disponibles que permitan "construir, operar o controlar instalaciones para detener a extranjeros en o cerca de la frontera terrestre con México".

Ante el gran número de casos pendientes, los jueces de inmigración serán asignados "de forma inmediata" a centros de detención para acelerar los procesos y determinar quién recibe asilo.

Las autoridades también deberán asegurar que los inmigrantes indocumentados "serán devueltos al territorio del que proceden a la espera de un juicio".

- Expulsar indocumentados -

Trump quiere deportar a aquellos que han cometido crímenes.

Pero la orden también prioriza la expulsión de los que han sido acusados de "cualquier delito", no solo los que han sido condenados, han recibido ilegalmente dinero público, han mentido sobre ellos mismos a un ente gubernamental o son considerados "un peligro para la seguridad pública o la seguridad nacional" por un agente de inmigración.

De esta forma, se contratará a 10 mil agentes de inmigración más para temas relacionados con deportaciones.

- Poner fin a las 'ciudades santuario'

Alrededor de 300 'ciudades santuario' han creado medidas para proteger a los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos. Se trata de pueblos, ciudades, metrópolis, condados y hasta estados.

Pero Trump y otros dirigentes republicanos quieren eliminarlas.

Para ello, la orden del nuevo mandatario permitirá a las fuerzas de seguridad locales y estatales "actuar como agentes de inmigración hasta el máximo alcance que permite la ley".

Las jurisdicciones que obstinadamente se nieguen a obedecer no recibirán fondos federales.

- Países reacios

Los Departamentos de Seguridad Interior y de Estado tienen la orden de establecer negociaciones con los países que aceptan a los ciudadanos deportados por Estados Unidos.

Los que no los reciban serán tildados de "países reacios" y serán castigados con medidas como la restricción de visas a sus connacionales.

Trump estableció además crear la Oficina de Víctimas de Crímenes Cometidos por Extranjeros que pueden ser Deportados.


VJCM