Trump acusa a Irán de “no respetar” acuerdo

El presidente de EU arremete contra el gobierno de Teherán y anuncia que su país definirá en breve una nueva posición sobre el pacto de 2015.
El Consejo de Seguridad de la ONU debatió ayer sobre Corea del Norte, aunque no discutió sobre Irán.
El Consejo de Seguridad de la ONU debatió ayer sobre Corea del Norte, aunque no discutió sobre Irán. (Rick Bajornas/EFE)

Washington, Nueva York

Irán “no respeta el espíritu” del acuerdo nuclear alcanzado con las potencias mundiales en 2015, dijo el presidente Donald Trump ayer, advirtiendo que Estados Unidos se pronunciará pronto al respecto.

“Irán no respeta el espíritu del acuerdo, y debe hacerlo”, afirmó en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, que lo visita en la Casa Blanca.

“Estamos analizando esto muy, muy cuidadosamente y diremos algo sobre ello en un futuro no muy lejano”, agregó.

TE RECOMENDAMOS: Irán debe estar "agradecido" por acuerdo nuclear: Trump

“Es un acuerdo terrible. No debería haber sido firmado”, añadió Trump a propósito del acuerdo negociado por su predecesor, el demócrata Barack Obama, que prevé un aligeramiento de sus sanciones contra Teherán.

La administración Trump menciona el tema de Irán desde hace varios días.

El pasado martes la Casa Blanca reconoció que Teherán respetaba sus compromisos en los términos del acuerdo nuclear pero, no obstante, a pesar de este respeto, el Departamento de Estado estadunidense anunció el mismo día una revisión del aligeramiento de las sanciones y su responsable, Rex Tillerson, estimó que el acuerdo “fracasaba” en la consecución de sus objetivos.

El pacto “no debería haber sido negociado de la forma de la que ha sido negociado”, señaló Trump ayer. “Estoy totalmente a favor de los acuerdos pero este era malo”.

Poco antes, EU había exhortado sin éxito al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que diera “prioridad” a las actividades “increíblemente destructoras” de Irán en Oriente Medio y acuerde menos atención al conflicto israelí-palestino.

Considerado uno de los principales éxitos diplomáticos de Obama, el acuerdo de julio de 2015 entre Irán y las grandes potencias (EU, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania, el llamado “grupo 5+1), que entró en vigor en enero de 2016, está destinado a garantizar la naturaleza estrictamente pacífica del programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento parcial de las sanciones internacionales.

TE RECOMENDAMOS: Trump y Netanyahu hablan del peligro que representa Irán

También ayer, el Consejo de Seguridad condenó con fuerza el último test de misil de Corea del Norte y amenazó con imponer nuevas sanciones contra Pyongyang por su “conducta altamente desestabilizadora”.

En una declaración adoptada por unanimidad, el Consejo solicitó a Corea del Norte “no realizar más pruebas nucleares” y expresó que sus “actividades ilegales con misiles” están “incrementando enormemente la tensión en la región y fuera de ella”.

A la vez, amenazó con “tomar otras medidas significativas, incluyendo sanciones” para responder a la crisis surgida por los lanzamientos de misiles norcoreanos.

En declaraciones anteriores, el Consejo ya había amenazado con tomar medidas, pero en esta ocasión el texto especificó la palabra “sanciones”, subrayando un tono más fuerte del Consejo.

“Si tenemos que empezar a examinar sanciones u otras acciones, lo haremos”, dijo a la prensa la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley.

El cuerpo ejecutivo de la ONU aprobó el proyecto de resolución propuesto por EU, luego de que Rusia insistiera en que la necesidad de alcanzar una solución pacífica “a través del diálogo” fuera incluida en la versión final del texto.

TE RECOMENDAMOS: Obama pide a Trump no 'tirar' el pacto nuclear con Irán

Rusia había bloqueado la versión anterior de la declaración, presentada luego de que Norcorea realizara una prueba fallida el domingo, incluso cuando China, aliado de Corea del Norte, había respaldado el proyecto.

El embajador de Irán ante la ONU reaccionó acusando a EU de llevar a cabo una “campaña de propaganda engañosa” contra su país. “Estados Unidos y el régimen israelí quieren sacar la cuestión palestina —que es central en todos los conflictos en Oriente Medio— de todos estos debates”, dijo Gholamali Khoshroo.

“Al culpar a cualquiera que no sea el ocupante, Estados Unidos pretende borrar la cuestión en lugar de abordarla”, añadió.

Contra importaciones de acero

El presidente Trump también se lanzó ayer contra las importaciones de acero e invocando la defensa nacional inició un procedimiento que puede generarle represalias de China..

“El acero es algo fundamental tanto para nuestra economía como para nuestras fuerzas armadas. No es un área en la que podamos estar dependiendo de otros países”, dijo Trump en la Casa Blanca, donde recibió a empresarios siderúrgicos.

Trump acababa de pedir al Departamento de Comercio abrir lo antes posible una investigación sobre el acero basada en el artículo 232 del Código de Comercio para determinar si hay razones de defensa nacional que justifiquen limitar la importación de bienes a EU.