OEA aprueba "Declaración de Asunción" contra la desigualdad

El documento, aprobado por los 34 países presentes en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos en la capital paraguaya, aboga por un desarrollo más equilibrado con inclusión ...
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza (i), escucha al canciller paraguayo, Eladio Loizaga (d) en la rueda de prensa
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza (i), escucha al canciller paraguayo, Eladio Loizaga (d) en la rueda de prensa (AFP)

Asunción

Los 34 países presentes en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), todos los del continente menos Cuba, aprobaron hoy por unanimidad la llamada "Declaración de Asunción", un documento que condena la desigualdad y aboga por un desarrollo más equilibrado.

El texto fue consensuado por los embajadores ante la OEA en Washington antes de que comenzara la Asamblea, que culminará hoy en Asunción. La próxima Asamblea General de la OEA se celebrará en junio de 2015 en Haití.

La Declaración responde al tema "Desarrollo con inclusión social", propuesto como el eje del encuentro continental por Paraguay por ser el país anfitrión. "Hay que tener políticas de inclusión social, mejorar la distribución de ingreso, promover el empleo para todos, los servicios básicos y evitar la discriminación", resumió en una rueda de prensa tras su aprobación el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

En el documento, los países se comprometen a "profundizar el desarrollo económico con equidad". Para ello se pronuncian contra la discriminación y a favor del respeto de los derechos humanos y dicen que promoverán planes de capacitación profesional y mejora de la salud, al tiempo que cooperarán en el combate a la delincuencia trasnacional, entre otros objetivos.

También piden favorecer la inclusión social de los migrantes, la mejora de la infraestructura, y políticas públicas de seguridad con "un enfoque multidimensional que contribuya al desarrollo integral y a la justicia social". El canciller paraguayo, Eladio Loizaga, recalcó en la rueda de prensa que la declaración reconoce las dificultades que afrontan los países sin litoral y pide facilitarles el tránsito hacia el océano. En América, Paraguay y Bolivia son países mediterráneos.

En el documento las naciones firmantes se comprometen asimismo a impulsar las Alianzas Público-Privadas, que contempla la inversión privada en servicios públicos, como carreteras, hidrovías o aeropuertos. El documento plantea que esas alianzas contribuyen a reducir la pobreza, un argumento apoyado por el Gobierno de Paraguay frente a las críticas de grupos de izquierda, que las ven como una privatización solapada.

Loizaga dijo que existe una interpretación "muy sesgada" de esas Alianzas, que describió como un instrumento que usan los gobiernos "para aliviar su presupuesto y destinar esos fondos a los sectores más necesitados".

De otra parte, la OEA instó hoy a Argentina y al Reino Unido a "reanudar cuanto antes" las negociaciones sobre la cuestión de las Islas Malvinas, tras aprobar una resolución presentada por el canciller argentino, Héctor Timerman. El organismo apoyó en su Asamblea General el documento sobre el tema, que Argentina pone sobre la mesa cada año en ese foro para recalcar su demanda de soberanía frente al Gobierno británico.

La OEA celebra en la resolución la voluntad del Gobierno argentino "de seguir explorando todas las vías posibles para la solución pacífica del conflicto y por su actitud constructiva hacia los habitantes de las Islas Malvinas".  En su intervención antes de la votación, Timerman señaló que Argentina sigue siendo víctima de un "ultraje colonialista" y denunció la "existencia de un anacronismo social en pleno siglo XXI".

El canciller insistió en que Argentina contempla exclusivamente el diálogo como forma de abordar el problema de las Malvinas y lamentó que el Reino Unido no comparta esas intenciones. "Ya es tiempo de que Argentina y Reino Unido se reúnan para dialogar sobre las Malvinas", dijo Timerman, quien aseveró que "la simplicidad de este reclamo" demuestra que el Gobierno británico "se opone al diálogo, y oponerse al diálogo es oponerse a la paz".

"Argentina está ya sentada en la mesa de diálogo", expresó. El ministro agradeció a los integrantes de la OEA su respaldo a Argentina en la cuestión y dijo que su país no pide que cada miembro se pronuncie a favor o en contra de una de las partes en disputa, sino que solicita la "toma de un partido por las resoluciones del derecho internacional para dirimir las diferencias".

En la resolución, la OEA pide que Argentina y Reino Unido "reanuden, cuanto antes, las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia". También se compromete a continuar examinando la cuestión de las Malvinas en sus sucesivas reuniones hasta "su solución definitiva".

El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, señaló en su introducción que la OEA ha declarado en varias asambleas que la cuestión de las Malvinas es un tema de "interés hemisférico".

De otra parte, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó por aclamación que la próxima cumbre se celebrará en Haití en junio de 2015. "La cálida tierra haitiana" recibirá el 45 periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General, según dijo el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, quien presidió la 44 reunión en Asunción.