Trascendió

:Que ayer fue día de destapes rumbo a la elección presidencial de 2018. El primero en lanzarse fue el gobernador Rafael Moreno Valle, quien aceptó que buscará la candidatura de su partido, pero no solo él. También Vicente Fox empujó a Margarita Zavala: “El PAN ya tiene candidata”.

Y por si faltara, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, reconoció que sí va: “Sí me voy a lanzar y voy a hacer una campaña en grande, una campaña por la salud de los mexiquenses, por la educación”.


:Que ante las pocas posibilidades que el PRI ha encontrado para impugnar resultados en las entidades donde perdió, hasta el momento el único recurso que tiene amarrado es sobre la gubernatura de Puebla y no por una cerrada diferencia de votos, sino por el presunto rebase de topes de campaña del candidato del PAN, Antonio Gali.

La ley establece que en caso de comprobarse un rebase de gastos de 5 por ciento y existir una diferencia de cinco puntos entre el primero y el segundo lugares, se repondrá el proceso. Hasta el cierre de esta edición había una diferencia de 12 puntos entre PAN y PRI.


:Que la investigación del Tribunal Superior de Justicia por la fuga en el Reclusorio Oriente no se limita a los jueces, tanto que puede salir involucrado el magistrado Joel Blanno, quien en 2014 apoyó para liberar a un funcionario del tribunal —Amado Ávila Negrón— preso por intentar liberar a uno de los dos que ahora sí se fugaron: Agustín Miranda.

La relación entre ambos casos es que el Juzgado 25 Penal liberó a Ávila Negrón con aparente ayuda del magistrado y este mismo juzgado fue el que solicitó a comparecer al secuestrador quien, finalmente, se evadió el pasado 30 de mayo junto con otro reo apodado, claro, "El Fugas".


:Que cuando se trata de triunfos nadie quiere quedarse fuera de la foto. Así ocurrió con los senadores Jorge Luis Preciado y Luz María Beristáin, además de la secretaria general del PRD, Beatriz Mojica, quienes acudieron sin invitación de por medio a la presentación que los presidentes panista y perredista, Ricardo Anaya y Agustín Basave, hicieron de los gobernadores aliancistas virtualmente electos.

Cuando se tomaron la foto, la perredista tomó a Miguel Ángel Yunes de la mano para levantársela, pero el veracruzano se la quitó para hacer la “V” de la victoria.