Trascendió

:Que la estrategia federal para enfrentar la crisis en Guerrero va en las vertientes de procuración de justicia y seguridad más uso de inteligencia.

La primera, mediante la presencia territorial de Marina, Policía Federal y Ejército, lo que derivó en que los militares se encargaran de inmediato de desarmar a los agentes de Iguala y trasladarlos a Tlaxcala para los exámenes de control de confianza, mientras que la Gendarmería asumió las funciones de seguridad local.

Para dar con los autores del crimen se envió a los mejores peritos federales y se formó un equipo con gente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y las áreas de inteligencia de Defensa, Marina y la Policía Federal, además de ser inminente que se trasladen a la zona de Iguala el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y el jefe de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón.

 

:Que el silencio de Andrés Manuel López Obrador sobre la tragedia de Iguala tal vez tenga que ver con que el alcalde prófugo, José Luis Abarca, expulsado del Partido de la Revolución Democrática, llegó a ese puesto recomendado por el secretario de Salud de Guerrero, Lázaro Mazón, destapado por el propio López Obrador desde febrero como aspirante de Morena para la gubernatura y quien ocupó dos veces esa alcaldía.

 

:Que esta semana el presidente Enrique Peña Nieto regresará a Los Cabos para supervisar los avances de las acciones ordenadas tras el paso del huracán Odila.

Uno de sus compromisos fue que la energía eléctrica estaría restablecida ciento por ciento en nueve días, plazo que se cumplió el fin de semana pasado.

 

:Que finalmente el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Sergio A. Valls solicitó licencia por un mes para ausentarse debido a su delicado estado de salud (una enfermedad autoinmune) que, a lo largo de año, lo ha hecho dejar de acudir a las sesiones.

Esta vez lo que buscó fue dar certidumbre al pleno de la Segunda Sala, así como en la resolución de asuntos de la Corte, por lo que solicitó la licencia al ministro presidente, Juan Silva Meza, y al pleno.