Reporte de inteligencia

Son una burla los sueldos de los dirigentes del PAN y PRI


Un obrero gana 4 mil o 5 mil pesos al mes, pero ellos no son obreros. Son políticos.

Un zapatero especializado gana 8 mil o 10 mil pesos, pero ellos no son zapateros. Son dirigentes de partidos políticos. Un trabajador que se friega 8 horas diarias, de manera intensa, no pasa de los 12 mil pesos, pero ellos tampoco son trabajadores. Son privilegiados de los partidos políticos.

Los sueldos de los dirigentes del PAN y del PRI –dados a conocer ayer por Milenio León– son una burla para los trabajadores guanajuatenses.

El líder estatal del PAN, Humberto Andrade, por ejemplo, gana 135 mil 270 pesos 33 centavos, es decir más que el alcalde de León, Héctor López Santillana, quien gana 113 mil 469 pesos y 12 centavos.

No puede ser.

El líder estatal del PRI, Santiago García, por su parte, gana 44 mil pesos netos, pero tiene doble sueldo con el ingreso como diputado local. Es decir que llega a los 230 mil pesos al mes.

Es una grosería para la clase trabajadora que cada año pide un aumento de sueldo y nunca llega.

Con razón todos quieren ser dirigentes políticos.

El secretario general del PAN, Alfonso Ruiz Chico, por su parte, tiene un ingreso de 70 mil pesos el angelito. Y todos los demás directivos del PAN andan entre los 15 mil y 30 mil pesos. En total, el PAN gasta en sueldos un millón 265 mil pesos cada mes.

En el PRI están casi igual.

El delegado Antonio Lugo Morales tiene un ingreso de 70 mil pesos, aunque ya lo rechazó, según parece. La secretaria general Luz María Ramírez gana 26 mil 400 y el secretario de Organización, José Aboytes, recibe 26 mil 400 pesos. El PRI gasta en total 961 mil 689 pesos en sueldos de sus brillantes directivos.

¿Y de dónde cree usted que sale el dinero?

Usted le ha atinado: Del pueblo. Ese dinero es el que el Gobierno le otorga a los partidos políticos para que hagan su trabajo. Nosotros pagamos esos sueldos. Nosotros los mantenemos. Nosotros les damos esos sueldos jugosos, como si en realidad trabajaran.

¡No jodan!

@pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com