Apuntes Financieros

Se siente ya el impacto de la ley de telecomunicaciones

Quienes pensaban que la reforma en telecomunicaciones no iba a tener un gran impacto estaban muy equivocados. Ni siquiera había firmado el Presidente la ley secundaria cuando la semana pasada se anunció una noticia que sacudirá al sector: América Móvil, dueña de Telmex y Telcel, venderá varios activos para dejar de ser considerada una empresa “preponderante” y así poder competir en televisión.

Algunos piensan que la decisión de América Móvil es prueba de la debilidad de la reforma. Yo opino justo lo contrario. El gigante de telecomunicaciones jamás habría considerado una desincorporación de activos, como la que está proponiendo, de no ser por la reforma. Una empresa simplemente no cede parte de su fuerza de mercado voluntariamente.

No cabe duda de que el anuncio de América Móvil, en vísperas de la aprobación de la ley por la Cámara de Diputados, fue un golpe maestro de Carlos Slim. Sin embargo, no hay que perder de vista el contexto. Lo que está proponiendo Slim es la mejor opción posible, dada una situación regulatoria muy complicada para la empresa. De ninguna manera está evadiendo el golpe por completo. Es cierto, de lograr quitarse la etiqueta de preponderante, América Móvil evitará una serie de obligaciones asimétricas (como no cobrar tarifas de interconexión) y podrá entrar al negocio de televisión de paga, una prioridad desde hace tiempo. Pero el costo será alto.

México es el país más rentable para América Móvil. Al reducir su posición de mercado en el sector a menos de 50 por ciento y facilitar la entrada de por lo menos un fuerte y experimentado jugador (que es a quien la propia empresa ha dicho buscará venderle los activos que planea desincorporar), América Móvil podrá ver sus márgenes de rentabilidad disminuir. Esto, por lo menos, es lo que podemos esperar cuando la empresa dominante de un sector pierde poder y entran nuevos y fuertes jugadores a competir.

Al día siguiente de revelar la venta de activos, la acción de América Móvil tuvo un repunte de 10 por ciento, sin duda una ganancia muy atractiva y un voto de confianza del mercado a la estrategia de Slim. Aun así, este salto está lejos de compensar la cuarta parte de valor que perdió la empresa desde que se anunció la reforma en telecomunicaciones hace un año y medio. Lo que esto nos muestra son dos caras de la reforma: su capacidad para detonar un cambio de fondo en el sector y la habilidad de un gran empresario, como Carlos Slim, para adaptarse de la mejor manera posible a las nuevas circunstancias. Los cambios en el sector apenas comienzan.

juliose28@hotmail.com