Heterodoxia

Incertidumbre…

En esta época de vacaciones acostumbramos recomendar alguna lectura que resulte útil y divertida, y es el caso de "Historia del hombre" de Cyril Aydon.

¿Existe el progreso? ¿Podemos confiar en que el futuro de la humanidad sea mejor que lo vivido?

Las evidencias son ambivalentes. Por una parte, los avances científicos y tecnológicos nos alientan, pero por otra nos percatamos de que los conflictos sociales, étnicos y religiosos van en aumento. Así que, objetivamente, no podemos tener ninguna seguridad sobre el futuro. Nadie sabe, a ciencia cierta, cuál será el destino de nuestros hijos.

Mientras tanto, saber qué ocurre y ha ocurrido en nuestro derredor algo ayuda. Porque si nos conocemos y conocemos el mundo, al parecer podemos mejorar nuestro desempeño y calidad de vida.

Viene este asunto a Heterodoxia, porque en esta época de vacaciones acostumbramos recomendar alguna lectura que resulte útil y divertida, y es el caso de: Historia del hombre de Cyril Aydon*.

Cyril nos conduce a través del tiempo, mediante una exposición amena y bien documentada, a la gran aventura que es la historia de la humanidad. Inicia su relato en los orígenes africanos de nuestra especie y lo culmina en nuestros días.

Uno de los muchos méritos del libro es su desapego a los lugares comunes de la ideología y la academia. Su acercamiento a las explicaciones lógicas, sencillas y soportadas en datos y hechos concretos. Se contempla así la historia de la humanidad como lo que ha sido: un difícil ascenso lleno de peligros y callejones sin salida pero, finalmente, triunfante ante la adversidad.

Están descritos, desde luego, los grandes éxitos del hombre: el primero, haber logrado poblar el globo a partir de las migraciones surgidas en nuestra cuna original: el centro de África y las migraciones hacia Europa, Asia, América y más tarde Australia y Oceanía. El surgimiento de la agricultura permitió la sobrevivencia y el incremento de la población en los valles fértiles de Medio Oriente y China.

Más tarde la fundación de las ciudades y el embrión del estado. El fascinante mundo de los griegos. El ascenso y la caída del imperio romano. El nacimiento de India. La construcción de China. El surgimiento y la extensión del islam. La amenaza de los mongoles, las cruzadas y la peste negra.

Y por fin el gran amanecer: el Renacimiento y la circunnavegación de la tierra. La explosión humanista y tecnológica. La contemplación científica y artística del hombre por sí mismo. La revisión de las creencias y supersticiones. El inicio de la liberación material y espiritual. El ascenso del hombre y sus peligros.

La gran tragedia que azotó a los pueblos aborígenes de América por la migración de gérmenes y enfermedades. El exterminio violento de pueblos y civilizaciones africanas. El esclavismo.

La explotación exhaustiva de riquezas y personas y al mismo tiempo, a causa de los excedentes generados, el inicio del crecimiento exponencial de la población mundial. La Revolución Industrial, basada en el vapor y el carbón. La invención del motor de combustión interna y el descubrimiento de la producción y conducción de la energía eléctrica.

Paralelamente, la difícil emancipación política de las personas en esa fábrica de ideas y utopías que fue la Revolución francesa. El ambivalente bonapartismo. Las revoluciones de independencia norteamericana y latinoamericana. El reflujo autoritario. El imperio británico y sus adversarios: ruso, alemán y japonés. El reparto de África y la supremacía demográfica y cultural europea, que se vive hasta 1914. Por último: La gran guerra caliente, 1914-1945. La guerra fría y el mundo multipolar.

Aydon escribe una magnífica síntesis de lo que significó el siglo XX. Por una parte la extraordinaria masificación de los bienes de consumo duradero: el teléfono, la radio, los electrodomésticos, la televisión y el ordenador. Por otra, la extensión de la pobreza y las desigualdades, junto a la gran desgracia de las dictaduras ideológicas: Hitler, Stalin y Mao. Por último, la amenaza de las nuevas epidemias: el sida y los gérmenes desconocidos. La aparición del terrorismo fundamentalista y el poder descontrolado de los grandes monopolios.

El pronóstico sobre el futuro de la humanidad que hace Aydon es de un optimismo relativo, incierto.

Un libro lleno de sentido común. Lúcido e ingenioso.

*Cyril Aydon. Historia del hombre. Editorial Planeta. 2011

alvalima@yahoo.com