En privado

Aquella maldita bala .223…

Hasta su otro yo lo abandonó.Florestán

 

Leí, sacudido, la crónica de Juan Pablo Becerra-Acosta en estas páginas de MILENIO, claro, sobre el estado de salud de una de las víctimas olvidadas del viernes 26 de septiembre en Iguala.

Y entiendo que la atención se centre en los 43 normalistas desaparecidos, y en los otros seis muertos a tiros aquella noche de horror, pero quiero recuperar el trabajo periodístico de Juan Pablo, porque retrata el dolor humano de una tragedia familiar.

De entrada, recupera un aviso sobre la cama del normalista Aldo Gutiérrez Solano: Ruptura de cráneo por proyectil de arma de fuego.

Infarto cerebral es el diagnóstico de este octavo de 13 hijos, campesino, futbolista, que quería estudiar para ser alguien en la vida y sacar a los suyos de su pobreza ancestral.

Pero aquella noche del viernes, uno de los policías municipales de Iguala, de los que tiraron contra los estudiantes y luego secuestraron a 43, disparó contra Aldo y la bala, calibre .233, le entró por la región frontal izquierda y salió por el lado derecho, le atravesó la cabeza. La bala, le contó a Juan Pablo el doctor Fernando Yáñez Méndez, director del Hospital General de Iguala, y me confirmó ayer, produjo una hemorragia e inflamación intensas, y un infarto cerebral en los lóbulos frontales, los temporales y en la región cortical, perdiendo 65 por ciento de las funciones del cerebro, que está muerto. El estado de Aldo es malo para la función cerebral y reservado para la vida. De no morir, estará condenado a una vida vegetativa que, además, desde su pobreza, los padres no tiene cómo sostener.

Esta es una tragedia de esas como muchas, que se ignoran cuando ocurre en medio de una mayor como es el asesinato de otras seis personas y la desaparición de 43 normalistas.

Y todo por una maldita bala .233.

RETALES

1. FICCIÓN. Hacienda mandó en su iniciativa de Ley de Ingresos una propuesta de precio de la mezcla petrolera de exportación, de 82 dólares el barril, el actual es de 85. Y los diputados, en lugar de revisarlo a la baja con realismo, lo quieren aumentar artificialmente para cuadrar sus cuentas. Lo que no consideran es que el precio está ya por debajo de los 82, en los 80 y sigue cayendo. De ignorar esto, habrá un desastre en las cuentas públicas;

2. BURLA. Como en un cuento de Juan Rulfo, el gobierno de Arturo Núñez, en Tabasco, se dejó engañar con el timo de los 100 millones de pesos enterrados y durante dos días excavaron la casa de una funcionaria de Andrés Granier, en busca del tesoro que, obviamente, no existía. Solo les faltó La Paca; y

3. PÉSAME. El domingo, por la tarde, al salir de la función del Met en el Auditorio Nacional, murió atropellado en el Paseo de la Reforma, Alfredo Phillips Olmedo, funcionario hacendario de carrera, ex director del Bancomext y diplomático. Ese cruce es una trampa, realmente mortal.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com