En privado

Anaya, ya se vio

Favor de no depositar aquí sus pendejadas; estamos llenos.
Florestán


La situación por la que atraviesa el PAN podría asemejarse a la que vive Morena, pero sin un dirigente del peso de Andrés Manuel López Obrador que cabalga su tercera campaña presidencial, quehacer en el que no ha cejado desde hace 15 años.

Ricardo Anaya cautivó a todos al llegar a la presidencia de la Cámara de Diputados, era el novato de oro de la política mexicana. Son memorables sus intervenciones ante el entonces embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, y su discurso en un aniversario de la promulgación de la Constitución.

Eran los días en que Gustavo Madero controlaba al PAN y la candidatura presidencial parecía suya. Primero sacó a Anaya del Congreso y se lo llevó de secretario general del partido, le dejó encargada la presidencia mientras buscaba la reelección y al obtenerla lo devolvió a San Lázaro como coordinador de la bancada azul. De allí, el queretano saltó a la presidencia del CEN panista, se deshizo de Madero y fue entonces cuando se vio en la presidencia, pero de la República.

Su primer paso fue hacer suya la exitosa estrategia mediática de López Obrador, para lo que se apoderó de los spots del partido para lograr, después de la del tabasqueño, la mayor precampaña presidencial jamás vista en un dirigente partidista: apareció en cientos de miles de anuncios en radio y televisión, desplazando a los candidatos de su partido.

Anaya debe tener un cálculo que si no lo lleva a la candidatura presidencial, al menos lo dejaría como el mejor posicionado para llegar al Senado, con la nueva opción reelectiva que le daría al menos 12 años de vida pública.

No sé, bien a bien, cuál será su plan B de no ser el candidato presidencial donde lo aventaja de calle, como a todos los panistas, a todos los independientes y a la mayoría de los priistas, Margarita Zavala.

Con su última declaración a El Universal de una alianza con el PRD para 2018, se presenta como el único que puede formar tal coalición y dar la batalla a quien resulte candidato del PRI y no se diga a López Obrador.

Lo que pasa, la gran diferencia con éste, es que Morena es AMLO y el PAN no es, ni es, de Anaya.

RETALES

1. PLAZOS. Mañana termina este período ordinario y ni Ley Anticorrupción con su tres de tres, ni Mando Único, lo que es un gravísimo déficit legislativo. El plazo constitucional para esta ley reglamentaria y designación del fiscal anticorrupción vence el 28 de mayo;

2. QUE SÍ. La visita del papá de Grace al Senado pareció conmover a los senadores de PAN y PRD, y siempre sí sacarán la ley que legaliza la mariguana con fines medicinales y científicos y descriminaliza su uso. De todos modos, el PRI la aprobará con los 62 votos más el de Roberto Gil Zuarth, 63; y

3. LUEGO. El desafuero de la diputada panista de Sinaloa, Lucero Sánchez López, irá a un extraordinario, o de plano hasta septiembre. 

Nos vemos mañana, pero en privado


lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com