Tepocatas y víboras prietas

Comentarios de toda índole surcan los aires desde el 9 de noviembre. Nefasta fecha. Los gringos eligieron a Trump como su presidente.

Esta victoria de la insensatez me recuerda cuando Fox, otro lenguaraz rústico de supina ignorancia llegó a la primera magistratura de nuestra nación. ¿Por qué nos sorprende la elección de Trump? Fox puso la muestra.

Cuando Fox ganó la presidencia, miles de voces vaticinaron que después de él, cualquier burro de dos patas podría ser presidente. El tiempo lo ha confirmado.

Con el lema sacaremos al PRI de Los Pinos, Fox llegó a la presidencia de México. Prometió acabar con las tepocatas y víboras prietas, mensaje dirigido a la plana mayor del PRI. ¿Qué pasó? ¿Cumplió sus promesas? ¡NO! seguramente pactó con quienes ofreció exterminar. Hoy día esas tepocatas y víboras prietas reinstaladas en el poder, fungen como gobernadores, alcaldes, senadores, diputados, jueces, magistrados, etc. etc. etc.; roban y joden impune y descaradamente al pueblo, aunque no sea su intención levantarse en las mañanas con ese malévolo objetivo.

Trump es un ejemplar cuyas bravuconadas lo hicieron ganar la presidencia de EU. Debido a su cerrazón y al enorme poder que ostenta, sí es un peligro, no solo para México, sino para su propio país y el resto del mundo.

Trump ha despertado mucho recelo entre los mexicanos de aquí, pero más entre nuestros paisanos “del otro lado”. Tal vez sus balandronadas para hacerse de la presidencia de EU queden solo en eso, no nos confiemos, es posible que este sátrapa esquizofrénico cumpla sus amenazas.

Peña Nieto propone que seamos optimistas ante la situación. Vanas palabras. No podemos ser optimistas mientras la espada de Damocles pende sobre nuestras cabezas. Están latentes las amenazas proferidas por ese descocado espécimen. Para colmo, aquí en casa tenemos otras muy serias amenazas con los políticos Made in México: corruptos, ladrones, ignorantes… saqueadores miserables; quienes protegidos bajo el paraguas de un partido político roban descaradamente. Estamos en medio de dos fuegos, el del norte, muy peligroso, y el local, devastador. Además de prepararnos por lo que pueda suceder con Trump, debemos cuidarnos de que “nuestros” políticos saqueadores no nos roben la cartera después de que hayan vaciado las arcas de la nación.

PD: “Ler” nutre tu intelecto, “le” más. 

jaimemarinsr@jmarin.com