Radar

Se va el refuerzo que inquietó el vestidor

Fue el último en llegar y el primero en irse.

Podemos decir que la confirmada salida de Arturo Zamora Jiménez es el primer cambio en el gabinete del regreso del priismo a Jalisco que encabeza Jorge Aristóteles Sandoval, ya que el primer relevo en la secretaría de turismo que se dio a los nueve días de sus gobierno, fue forzado por el asesinato de su entonces titular Jesús Gallegos.

El 28 de febrero de 2013, publiqué aquí que la bienvenida que le dio casi en la víspera de iniciar su Administración, el aún gobernador electo a Zamora como su Secretario de Gobierno (quien tuvo que dejar la vicecoordinación de la bancada priista en el Senado para aceptar el cargo), fue como recibir al refuerzo que puso nervioso al vestidor a cinco minutos de saltar a la cancha.

Ayer que en MILENIO RADIO Zamora me dijo que su salida del gabinete “va a permitir que muchos compañeros de partido y de otros partidos y muchas personas tengan una vía más libre para el cumplimiento de sus anhelos” en el próximo año electoral de 2015, confirmé mi hipótesis.

Escribí también que pese a su conformación de último minuto, lo mejor para Jalisco sería que la mancuerna Aristóteles-Zamora funcionara y que para ello, el joven gobernador tendría que superar naturales desconfianzas del juego del poder y no dudar de su número dos pese a la insistencia de algunos de sus más cercanos colaboradores de acotarlo; mientras que Zamora debería evitar caer en la tentación de querer sacar su tercer boleto por la candidatura del 2018, evitando las confrontaciones y el desgaste inherente a la responsabilidad de mantener la gobernabilidad en el estado.

¿Se dio esa colaboración y esa relación de confianza?

En el discurso ambos aseguran que sí. El gobernador al señalar que el regreso de Zamora al Senado le permitirá mayor interlocución con el Legislativo federal y el ex alcalde de Zapopan al asegurar que nunca evitó enfrentar un conflicto en aras de su futuro político y que siempre le fue leal a su jefe el mandatario estatal.

Pero más allá de las lógicas del poder político ¿Qué efectos tendrá para Jalisco la salida de Zamora, cuya valía y experiencia política la confirma el que lo llamen nuevamente a la Cámara alta para participar en las negociaciones de las leyes secundarias de las reformas estructurales?

Eso dependerá en mucho del sustituto que decida el gobernador, quien en estos momentos evalúa si se decide por alguno de los miembros de su gabinete, entre los que destaca Francisco Ayón, actual secretario de educación, y quien sonó siempre para ocupar el lugar que de última hora dieron a Zamora, o si escucha recomendaciones del gobierno federal donde están más que atentos a esta definición en Jalisco. Pronto lo sabremos. 


twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com