Radar

¿Qué tal un plebiscito para el auditor Godoy, Cross?

La pregunta es para Guillermo Amado Alcaraz Cross, conocido en los pasillos del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, que camina cotidianamente desde hace más de una década, como Memo Cross, y de su propuesta de hacer de la participación ciudadana la principal apuesta del nuevo Organismo Público Local Electoral (OPLE), este que nació el miércoles fruto de un concurso en el que participaron 210 aspirantes y que sancionó el nuevo Instituto Nacional Electoral.

“Queremos explorar y explotar esa parte ya que, además, el nuevo marco jurídico nos da atribuciones exclusivas. Esa parte que tiene que ver con procesos electorales tenemos que compartirla cuando menos en su desarrollo en la parte de su operación, pero esta otra actividad que se relaciona con la participación ciudadana, es de uso exclusivo para nosotros. Entonces queremos explorarla, queremos explotarla, queremos hacer que la ciudadanía conozca los mecanismos y que los utilice”, me comentó en una charla cuya primera parte presentamos hoy en todas las plataformas de GRUPO MILENIO.

Al menos en el discurso, el sucesor de Tomás Figueroa asegura tener la convicción de que sólo con una mayor participación ciudadana se puede combatir el abstencionismo y sobre todo los “altos niveles de desconfianza ciudadana” en las autoridades.

Celebro esta visión que pretende llevar al IEPCJ más allá de su papel de organizador de elecciones cada tres años, a por fin convertirse en un instituto que promueva de verdad y permanentemente la participación ciudadana y haga escuchar su voz, como lo ostenta el nombre del organismo que decidieron conservar. Al fin, pues, quieren hacerle honor al apellido.

Construir ciudadanía y participar más en asuntos colectivos como entes no gubernamentales es sin duda una asignatura pendiente en Jalisco y prueba de ello fue la pobre participación en la primera consulta pública, a la que convocó el PRD el mes pasado por el tema de la regulación al consumo de la mariguana.

Por eso hacer realidad esta promesa de convertir al IEPCJ en un auténtico espacio de defensa de los intereses ciudadanos, que haga valer su independencia de los gobiernos y de la partidocracia y se asuma como convocante e impulsor de la participación social, sería un factor clave para combatir la apatía e incentivar la organización de los ciudadanos, asesorándoles en el cumplimiento de metas.

Por ejemplo, Cross podría invitar a sus compañeros y compañeras consejeras a discutir en la próxima sesión de Pleno la posibilidad de organizar un plebiscito para que sea la ciudadanía la que decida la salida o permanencia de Alonso Godoy Pelayo de la Auditoría Superior del Estado, por todas las irregularidades que ha cometido, la última denunciada ayer por el diputado panista Guillermo Martínez Mora: la construcción sin licitación del megaedificio de la ASEJ.

Sería una contundente prueba de que el IEPCJ va en serio por la voz y el sentir de los ciudadanos. Y también un inmejorable arranque de nuestro nuevo OPLE.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com