Radar

La nueva simulación de la LX Legislatura

Al caso de los #diputampones; de aquella jornada del 24 de octubre pasado que llamé aquí el festín de la impunidad (cuando los integrantes de la LX Legislatura se intercambiaron sin pudor alguno cuentas públicas y juicios políticos con lo que desecharon llamar a cuentas a ex alcaldes, ex diputados, al cuestionado y aún auditor superior Alonso Godoy Pelayo, que los ningunea y los ignora, y a ex funcionarios estatales como ex titular del Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (CAPECE), Salvador Uribe Avín); ahora los y las ocupantes de las 39 curules en el Congreso iniciaron una nueva simulación: la presunta reducción de su abultada nómina, que tiene al Congreso en bancarrota.

¿O acaso de verdad los integrantes de la Junta de Coordinación Política, Rafael González Pimienta, del PRI; Gildardo Guerrero, del PAN; Clemente Castañeda, del PMC; Enrique Velázquez, del PRD; y Jesús Palos, del Verde, creen que corriendo a personal de intendencia o a los que menos ganan, pero sí trabajan, van a lograr los ahorros indispensables para sanear al Congreso?

Lo cierto es que lo único que lograron, al menos en la jornada inicial de los recortes ayer, fue cometer despidos injustificados, ya que no tocaron a uno sólo de los recomendados que son los que más cobran sin ir a trabajar.

¿Qué es lo que les impide correr a las secretarias de 60 mil mensuales o a otros empleados del Congreso que se ha documentado, no tienen el perfil para ocupar los puestos a los que llegaron sólo por ser parientes o incondicionales de algún diputado o algún otro funcionario?

Lo indignante es que las liquidaciones no se están haciendo con recursos del Congreso, sino con los 23 millones de pesos extras que para ese fin les empezó a canalizar esta semana el gobierno del estado.

¿Vale la pena entregar esos recursos si todo se trata de una simulación que no resolverá el problema financiero del Congreso? ¿Si ni siquiera hay una lista de los que se liquidarán y por qué? ¿Si no se contempla correr a los basificados ilegalmente o a los aviadores?

Bueno sería que el titular de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas, Ricardo Villanueva, quien les está suministrando nuestros impuestos a los diputados, exija mayor transparencia y claridad en los criterios como condición para mantenerles estos apoyos. Seguir entregando ese dinero pese a la opacidad con la que están haciendo las liquidaciones, sería, por decir lo menos, ser cómplice de la simulación.

Lamentable que los diputados pierdan otra oportunidad histórica y no tengan la determinación y la mística para romper con la inercia de corrupción e impunidad en el Poder Legislativo.

Lo dicho: en el Congreso siguen apareciendo los síntomas de la pudrición de una legislatura más.

http://twitter.com/jbarrera4