Radar

La hora de Ricardo Villanueva

En este espacio destaqué en su momento el buen arranque que tuvo el secretario de Movilidad, Mauricio Gudiño, al lograr una nueva ley sobre esa materia que por años se buscó en Jalisco sin conseguirlo, sobre la que se fincó el exitoso programa Salvando Vidas y base también del proceso que busca la modernización del transporte público.

Resalté también el trabajo valiente del secretario del trabajo, Eduardo Almaguer, por romper con la trama corrupta que todo mundo solapó por décadas y que nos costó a todos millones y millones de pesos que se desviaban del erario vía juicios laborales y laudos ilegales que promovían los famosos abogados **talibanes en contubernio con autoridades de todos los niveles.

Consigné los buenos resultados de la gestión de José Palacios, secretario de Desarrollo Económico, para recuperar en Jalisco los primeros lugares en inversión extranjera; el empuje para echar a andar la nueva Fiscalía General y el mando policial único de Luis Carlos Nájera; la tranquilidad con la que aterrizó aquí  la reforma educativa por el trabajo del entonces secretario de Gobierno, Arturo Zamora, y del secretario del ramo, Francisco Ayón; y la callada pero efectiva labor tanto del secretario de Turismo, Enrique Ramos, como la del secretario de Desarrollo Rural, Héctor Padilla.

Hoy toca reconocer el buen trabajo del joven secretario de Planeación, Administración y Finanzas, Ricardo Villanueva Lomelí, que en un tiempo récord de apenas 17 meses logró recuperar la alta calidad crediticia de Jalisco que se perdió por el pésimo manejo que el gobierno de Emilio González Márquez dio en 2012 al crédito quirografario que se contrató con todo sigilo para intentar tapar el boquete que dejaron en el presupuesto los malos manejos por los Juegos Panamericanos, aún impunes por la complicidad del auditor Alonso Godoy Pelayo.

El incumplimiento de los cinco pagos mensuales de 280 millones de pesos a partir de julio de ese año, que luego cambiaron para pagarlo en una sola exhibición el 21 de diciembre, que tampoco hicieron, desplomó el historial crediticio de la entidad y provocó un aumento de deuda de casi dos mil millones de pesos por la falta de pago.

La estrategia asumida por Villanueva y su equipo no sólo logró evitar ese desembolso y bajarlo a 89 millones de pesos, sino que consiguió aumentar la recaudación sin ningún nuevo impuesto.

Los resultados que ayer presumió Villanueva, no se tratan de una autoevaluación de la que todos sospecharíamos, sino de tres distintas calificadoras (Moody’s, Fitch Ratings y HR Ratings) que reconocen que la política de restricción del gasto y las acciones para incrementar la recaudación (incluidas las reformas legislativas impulsadas que, por ejemplo, les permitieron cobrar el 2 por ciento de nóminas a los entes federales que no se hacía) colocaron a Jalisco como el segundo estado con mayores ingresos vía impuestos, lo que a su vez provocó mejorar el coeficiente de distribución para que la Federación canalizara más recursos a nuestra entidad.

Bien por el trabajo de este treintañero ex líder de la FEU.

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com