Radar

¿El PRI quiere jugar para el alfarista PMC?

No se explica de otra forma el madruguete que quiere aplicar el PRI en el Congreso local al sacarse de la manga una iniciativa en materia de participación ciudadana para obstaculizar el avance de la iniciativa de Ley en la misma materia en la que han trabajado desde inicios de la Legislatura diputados de todos los partidos y organizaciones de la sociedad civil, y que ayer se tenía programado dictaminar.

El albazo tuvo su primer capítulo ayer vía la comisión de asuntos electorales que preside el priista Joaquín Portilla Wolff, en donde aplicaron la aplanadora para mandar al Pleno un documento que propone cambios muy por debajo del nivel que se pretenden en la iniciativa que está lista ya en la comisión de participación ciudadana que encabeza la diputada del Partido Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo.

¿Existe en el PRI como institución miedo a empoderar al ciudadano facilitando el acceso a herramientas de participación y creando otras figuras que ayuden a escuchar la voz de la comunidad para tomar decisiones públicas importantes? ¿O es sólo la expresión de los diputados del PRI que controlan a la fracción en el Congreso? ¿Esta postura está avalada por su dirigente Hugo Contreras Zepeda?

De no ser así, el dirigente estatal debe actuar rápido y detener esta estrategia de los diputados priistas que le pudiera signifcar un alto costo político a su partido en las próximas elecciones al aparecer como opositor al estímulo de la participación y dejarle esa bandera al que fue su principal contendiente en el pasado proceso electoral del 2012.

Porque incluso esta postura va en contra de lo que viene promoviendo, al menos en el discurso, el gobierno federal priista. De hecho mientras el PRI sacaba ayer fast track su iniciativa hecha al vapor, el Presidente Enrique Peña Nieto hablaba de impulsar la participación social en el Encuentro Iberoamericano de la Sociedad Civil.

Esta postura del PRI de frenar el avance de los ciudadanos para que puedan ser un contrapeso e incluso colaboradores de la clase política, va en contrasentido de lo planteado por organismos internacionales que miden el nivel de participación ciudadana como indicador de bienestar, de competitividad y de calidad de vida de las comunidades.  En síntesis, hoy en todos los foros internacionales se tiene la convicción que donde la gente participa más y se involucra en temas públicos están mejores las cosas.

Aparecer pues en contra de esta tendencia, hace ver muy mal a la fracción priista del Congreso local, más aún si tomamos en cuenta que de concretar el albazo, sería echar por la borda el compromiso que asumieron con distintas organizaciones sociales de diseñar una agenda legislativa común, y que en caso de la iniciativa por una  Ley de Participación Ciudadana significó muchas horas de trabajo en conjunto.

Tienen aún tiempo de rectificar, y este martes es clave.

 

twitter: @jbarrera4   

jaime.barrera@milenio.com