Radar

Lástima Emilio, la alianza es sólo legislativa

Hay quien ha querido interpretar esto como una alianza política, como una alianza entre partidos, eso no es así, te lo puedo totalmente asegurar”, me aclaró enfático ayer el diputado panista, Guillermo Martínez Mora, en MILENIO RADIO cuando le pregunté de los objetivos del G-10, este grupo que se creó el martes en el Congreso de Jalisco, y que integraron cuatro diputados panistas, (él, Alberto Esquer, Víctor Manuel Sánchez y Juan José Cuevas) la bancada completa del alfarista Partido Movimiento Ciudadano (Clemente Castañeda, Fabiola Loya, Verónica Delgadillo, Salvador Zamora, y Julio Nelson García), así como el ex diputado panista, que se declaró independiente, Ricardo Rodríguez.

-¿Entonces no es para impulsar la candidatura de Enrique Alfaro a la alcaldía de Guadalajara?- le insistí.

-“Absolutamente no. Eso no está ni siquiera en el tintero ni en el pensamiento. No lo hemos tratado. Armamos una agenda legislativa porque hoy nos queda claro que el Poder Ejecutivo necesita un contrapeso constructivo, porque el Congreso ha venido aprobando todo lo que el Ejecutivo le manda y en fast track”, enfatizó.

Martínez Mora respondió así a los que, como lo comentamos ayer aquí, leyeron en la formación del G-10 el primer paso entre esta expresión del panismo y los pemecistas, para una eventual alianza electoral en el 2015.

Ciertamente los que lo interpretaron así se fueron con la finta. Lo que señala Martínez Mora es verdad aunque muchos panistas quisieran efectivamente que el G-10 termine en alianza.

Porque a pesar de su antagonismo, tanto los panistas que gravitan en torno al ex dirigente estatal Eduardo Rosales, como los que son cercanos al ex gobernador Emilio González Márquez tienen el cálculo que su eventual regreso al poder se podría dar más rápido en el barco del alfarismo, que apostando a reconstruir el Partido Acción Nacional en Jalisco que en 2012 cayó al tercer lugar en la elección estatal. En la ruta naranja, casi dan por hecho que a cambio de apoyar a Alfaro para Guadalajara en 2015, obtendrían a cambio la candidatura de Zapopan y tres años después el 40 por ciento de las posiciones de llegar en ese mismo proyecto al gobierno estatal. Por la vía de la recuperación panista ven que en el mejor de los casos podrían competir en 12 años, cosa que les parece muy lejana e inconveniente.

Ese es el plan que ahora que fue invitado a colaborar al Comité Ejecutivo Nacional del PAN, está promoviendo González Márquez  directamente con el presidente albiazul Gustavo Madero, quien de lograr repetir en la dirigencia nacional en el segundo trimestre de este año, apoyaría con todo la propuesta.

Lo que falta ver es qué dicen los alfaristas. Y es justo ahí donde pesarán las denuncias por la corrupción panista de las que hablamos ayer, pero eso lo trataremos mañana.

http://twitter.com/jbarrera4