Daños colaterales

También Miami quiere que EU cambie su política hacia Cuba

Por diversos motivos —económicos, éticos, generacionales— la mayoría de los estadunidenses (56%) y también de la comunidad cubana de Florida (63%) apoya un cambio en la política de EU hacia Cuba, según revela la encuesta del Centro Adrienne Arsht para América Latina, del Atlantic Council, que del 7 al 22 de enero entrevistó en español y en inglés, con un equipo bipartidista y de manera aleatoria a mil 24 adultos al nivel nacional y residentes en Florida, incluyendo hispanos/latinos (margen de error: 3%).

Los responsables del sondeo, divulgado ayer, calificaron de “sorprendentes” los resultados. Por  ejemplo en el condado de Miami-Dade, bastión histórico de la resistencia cubana a la normalización de lazos, el apoyo a un cambio de política llegó a 64%. (Hay que recordar que ya hay tres generaciones de cubano-americanos en EU desde el primer éxodo en 1959.)

La normalización incluye que empresas de EU puedan operar en Cuba, lo que implica el fin del bloqueo impuesto en 1962.

Otro 61% pide que Washington retire a Cuba de la lista de países que “alientan el terrorismo”, como también acaba de exigir en La Habana la segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). En Florida, el apoyo a esa demanda alcanza 67 por ciento.

Al respecto, en la introducción del estudio los responsables Paul Maslin y Gleb Bolger afirman que esto supone “un cambio fundamental con relación al pasado: Cuba era un asunto intratable porque Florida era intratable con relación a Cuba. Este sondeo muestra que eso ya no es verdad”.

“Llegó el momento de cambiar nuestra política hacia Cuba. Es discriminatoria, está equivocada y tiene que cambiarse”, dijo ayer el senador demócrata Patrick Leahy al comentar la encuesta. Añadió que “es ilógico mantener hoy una política definida en la época del presidente Eisenhower. [El fin del embargo] no es solo una cuestión de dinero, sino de cómo tratamos a otros países. Es el momento de un cambio de rumbo”. Para Maslin, también “hubo cosas importantes en los últimos meses con relación a Cuba. La Unión Europea lanzó un proceso para normalizar relaciones, y el titular de la ONU estuvo en La Habana para una reunión de la Celac”; además de que Charlie Chris, ex gobernador de Florida, también se ha pronunciado abiertamente por el fin del embargo.

Según la encuesta, 61% también apoya que se nombre un “enviado especial” para Cuba.

Para Gleb Bolger el cambio de opinión se explica porque “la experiencia es evidente”: la actual política no ha funcionado”.