Daños colaterales

Cautivas en Nigeria o prostituidas en Francia

El escandaloso secuestro en el norte de Nigeria de 276 adolescentes, de las cuales 233 siguen cautivas desde el 14 de abril por los fundamentalistas musulmanes del Boko Haram, no le ha permitido al gigante africano, con casi 170 millones de habitantes y cerca de un millón de kilómetros cuadrados, celebrar que es ya la primera economía de África y la número 26 en el mundo.

Una pujanza basada en sus recursos naturales como el caucho, el petróleo (17 lugar mundial en reservas) y el gas natural (quinto lugar mundial), y también en la industria de las comunicaciones, aunque respecto del índice de desarrollo humano (nivel de educación y de vida prolongada y saludable), la ex colonia británica, apenas independizada en 1960 y siempre atravesada por el conflicto entre sus diversas realidades étnico-culturales (36 estados federados), se ubicaba en 2013 en el puesto 142 de la escala mundial del PNUD (México, 61; Brasil, 85), con más de 50% de su población viviendo en condiciones de pobreza y una esperanza de vida de solo 52 años (México, 77).

De ahí que la inmigración hacia la ex metrópoli y otros países europeos, entre ellos Francia, sea una constante de la realidad nigeriana; no menos que el flagelo de la trata de mujeres y niñas hacia Europa, según revela un reciente informe de la organización Women’s Link Worlwide (www.inmigracionclandestina.eu/2014/04/13).

Así, no sorprende la denuncia hecha ayer en París por el colectivo Abolition 2012, que agrupa 59 asociaciones de mujeres o que luchan contra la prostitución, el cual reclamó en un comunicado que el presidente Francois Hollande “dé muestras de coherencia” el próximo sábado, durante una cumbre de líderes africanos en París sobre la seguridad en Nigeria, y “condene toda compra de un acto sexual”, además de preocuparse por la suerte de las niñas cautivas.

Abolition 2012 condenó la explotación en Francia de “miles de jóvenes nigerianas”, víctimas de redes de proxenetismo “en medio de una cuasi indiferencia”, cuando, según la Policía gala, sólo el proxenetismo nigeriano en Francia reporta 15 millones de euros al año a sus autores, nigerianos o de origen nigeriano. Las mujeres son obligadas a prostituirse “bajo la amenaza y los golpes”, según Abolition 2012.

La denuncia coincidió con la mediática “marcha de mujeres”, presidida por las ex primeras damas Carla Bruni y Valérie Trierweiler, que temprano en el Trocadero denunciaron el caso de las 276 adolescentes. Por la tarde, en acto separado también en el Trocadero de París, lo hicieron las agrupaciones feministas y antitrata.