Psi y que

Las nuevas sectas: 10 rasgos del coaching coercitivo

Al capitalismo le conviene seres funcionales y productivos, le tiene sin cuidado el ser del sujeto, su deseo y su verdad. Por ello, en este escenario caótico, asumo como una necesidad ética, cuestionar los planteamientos, ámbitos de aplicación y prácticas del coaching, no sólo como dispositivo de control social, sino además denunciar su nociva modalidad coercitiva, la cual representa un conjunto de cursos, talleres o entrenamientos con un esquema multinivel, operación piramidal y dinámica sectaria, a los cuales se accede a través de un enrolamiento comercial y en los que se usan sin propósitos terapéuticos ni marcos éticos estrategias de persuasión coercitiva, bajo la falaz premisa de modificar creencias limitantes y generar una reconstrucción en las personalidades de los participantes.

El coaching coercitivo tiene una larga historia como sistema de captación sectaria, usando las máscaras de transformación personal, pero de ti depende evitar ser captado. Reflexiona si quieres formar parte de estas nuevas sectas que no sólo vulgarizan la psicoterapia, sino que además, generan sujetos diluidos y enajenados.

Comparte estos 10 rasgos distintivos y alerta a otras personas de sus abusos psicológicos:

1 Ya no se denominan "coercitivos", por su implicación autoacusatoria, ahora usan eufemismos variados: Sanando tu vida, Coaching inside, Liderazgo transformacional, Samurai game o Ingeniería de lo imposible. 2 El segmento poblacional al cual está dirigido es muy amplio y no existe filtro alguno para determinar la presencia de personas con enfermedad mental. 3 Los entrenamientos están organizados habitualmente en tres niveles jerárquicos y tienen horarios extensos y atípicos. 4 Gradualmente, el grupo de coaching se convertirá en el espacio que sustituye a otros escenarios sociales como la pareja, la familia nuclear y extensa, el grupo de amistades y compañeros de trabajo. 5 Las estrategias de trabajo tienen un carácter confrontativo y son usadas como ejercicios dialogales, vivenciales y catárticos que pretenden generar cambios emocionales y cognitivos superficiales y de modo extremadamente veloz. 6 La mayoría de los entrenamientos son coordinados por "coaches" sin formación en disciplinas de la salud mental y tampoco cuentan con cédula profesional para ejercer como psicólogos. 7 Algunas de las prácticas más nocivas que desarrollan en sus entrenamientos están relacionadas con el relativismo moral, la causalidad radical que divide a los participantes entre víctimas y responsables, la divulgación de sesgos cognitivos que impiden apelar a la razón e invasión de la privacidad. 8 Como consecuencia de una dilución de los límites personales, el establecimiento de relaciones sexuales y eróticas entre coaches, participantes y staff es un fenómeno común. 9 Las empresas de coaching coercitivo son negocios familiares o de socios cercanos, y aunque afirmen recolectar donativos con fines filantrópicos, la única preocupación genuina es la ganancia económica. 10 Ejercen un control sectario de los participantes mediante la persuasión coercitiva, el uso obsesivo de un argot, la insistencia en la firma de compromisos con el grupo y el seguimiento estrecho del staff para asegurar la estratégica tarea del enrolamiento.

Twitter: @HectorCerezoH