La energía de Baker

"Global hiring"

El tema de hoy es la falta de una estrategia de global hiring en Pemex. Es necesario decirlo en inglés, pues en México no se distingue entre un empleado y un contratista. En EU nos referimos a un empleado como hired, no contracted. Si es nuevo, es un new hire. Puede ser que tenga un employment contract, pero el empleado es hired.

En Houston las grandes empresas de la industria petrolera practican global hiring. Buscan gente calificada sin importar su nacionalidad. Es común tener una reunión de trabajo en que hay tres o más nacionalidades. Todos son empleados de la empresa —menos un servidor.

Este preámbulo es necesario para contar el intercambio que ocurrió el 4 de mayo en una sesión del congreso estelar de la industria petrolera que se realiza cada año en Houston, el Offshore Technology Conference (OTC). En una sesión de preguntas y respuestas, uno de los principales ejecutivos de Pemex había hecho una interesante presentación sobre la estrategia de la empresa ante la reforma energética y la Ronda Uno.

Yo expuse: “Algunos pensamos que la falta de innovación y el éxito en exploración se derivan de la falta de globalhiring. Sabemos que Pemex contrata gente de todas partes del mundo, pero siempre como contratista. Creo que así se pierde el valor de sus habilidades ejecutivas, pues carecen de autoridad institucional. En 2011, bajo el amparo de la reforma energética de 2008, pedí a Sergio Guaso que me contratara como empleado. Quería ser el primer gringo contratado como empleado de Pemex gracias a la reforma. No prosperó mi idea: Él me dio a entender que no sería conveniente tal figura de contratación, y que buscaría otra figura. Supongo que entre las 300 personas que estamos en el salón, más de la mitad busca empleo. Así, mi pregunta: ¿ustedes buscan nuevos cuadros sin importar nacionalidad o siguen en la vieja tradición de solo contratar a mexicanos?”.

La respuesta del funcionario fue interesante... tanto  por lo que dijo y cómo lo dijo, como por lo que no dijo. Me hubiera encantado una respuesta como  esta:

“Ahora, en nuestra visión de talent management (administración de habilidades de los empleados), nos damos cuenta de que ese paso (hacer global hiring) lo debimos haber dado hace muchísimo tiempo. Hoy buscamos gerentes en el extranjero con experiencia en aguas profundas, aceite pesado y gas de lutitas. Queremos que entren como ejecutivos y administradores de activos, no como contratistas. Es más, vamos a abrir una oficina en Houston, con un staff de ingenieros y graduados en ciencias de la Tierra para que enriquezcan sus conocimientos y aprovechar las múltiples oportunidades que se dan”.

Pero no dijo eso. Más bien, lo que respondió fue:  “Hemos recibido unas 20 solicitudes de trabajo de extranjeros. Estamos evaluando sus calificaciones. En tu caso, recomiendo que también envíes tu currículum para ver si hay posibilidades de empleo”.

Veinte solicitudes no dicen mucho. En Houston una petrolera habría recibido más de 2 mil. Lo que concluyo es que el global hiring todavía no es la política de la flamante empresa productiva del Estado. En otra ocasión comentaré sobre las consecuencias terribles para la empresa derivadas de la falta de global hiring. En el ínter, voy a proponer un nuevo puesto para mí en Pemex: jefe de la unidad en inglés del OTC.

g.baker@energia.com