Duda razonable

El infierno que llamamos Ceresos

Debe haber muy pocos investigadores en México que sepan lo que sabe la doctora Elena Azaola sobre lo que sucede en nuestras cárceles. En ese infierno que llamamos, casi con cinismo, Centros de Readaptación Social.

La semana pasada, la doctora Azaola presentó un adelanto de una nueva investigación: “Situación de las Prisiones en América Latina”. Los resultados en relación a México son escalofriantes:

México ocupa el 6º lugar entre las cárceles más sobrepobladas del mundo. De 260 mil presos en México, apenas 51% cuenta con sentencia.

Azaola explicó que la sobrepoblación en el continente ha aumentado dramáticamente debido a:

1) Endurecimiento de las penas, 2) Incremento de los delitos considerados graves, 3) Duración de los procesos judiciales, 4) Abuso de la prisión preventiva y 5) Falta de medidas alternativas.

De los 260 mil presos existentes, 81% cometió delitos de fuero común; es decir, 208 mil; y solamente 19%, alrededor de 49 mil 400 personas, delitos del fuero federal. La sobrepoblación se agrava porque de esos 260 mil detenidos en las cárceles, apenas un 51%, (132 mil 600 presos) cuenta con sentencia. En el país existen 423 penales, de los cuales 406 son estatales o municipales. En México, 65 por ciento de las prisiones padece autogobierno, es decir, el Estado no tiene control completo de esas instituciones, de manera que cuando lo tiene algún grupo delictivo somete y controla a sus contrarios. Entre 2009 y 2013 más de mil internos se han fugado de las prisiones que hay en la República y aproximadamente 600 han perdido la vida. 620 mil personas fueron detenidas en operativos contra el narcotráfico; sin embargo, casi 500 mil (80 por ciento) fueron liberadas por falta de pruebas o bajo fianza.

La crisis de seguridad y violencia que vive el país desde hace casi una década no podrá ser resuelta más que a través de la transformación radical del sistema de justicia y la manera en que los ciudadanos se relacionan con el sistema judicial. Eso, por supuesto, incluye las prisiones.

Con un problema: como tantas cosas eso está en manos de los estados. Poco puede hacer el gobierno federal. Y ese asunto no parece estar en la agenda de ningún gobernador. Tratar con dignidad a los reclusos no da votos, ni dinero, ni popularidad…


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos