Duda razonable

Quiero hacer un trato con Alcalá, Padierna y Lozano

En estos días el Senado discutirá la iniciativa que conocemos como ley Ficrea, pero que en realidad es el dictamen por el que se expide la Ley de Ahorro y Crédito Popular; y se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la ley para regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, del Código Federal de Procedimientos Penales y de la Ley de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

La priista Blanca Alcalá, el panista Javier Lozano y la perredista Dolores Padierna han sido los senadores que con más entusiasmo han armado esta ley que ya aprobaron los diputados.

A ellos quiero proponerles un trato a nombre de algunos contribuyentes a quienes no nos encanta la idea de, por lo menos, una parte de esta ley.

En especial del transitorio segundo, fracción X, que crea un fondo con el que se pagará a los ahorradores de Ficrea que tenían hasta un millón de pesos. Según ha dicho la senadora Alcalá, el fondo contará con recursos de entre mil 500 y mil 700 millones de pesos y beneficiará a 5 mil 319 ahorradores. Este dinero se “reintegrará” al erario cuando el gobierno recupere los bienes que los dueños de Ficrea se robaron.

Ya escribí aquí hace unos días el porqué me parece una pésima idea.

Pero en tiempos electorales nada mejor que salir a decir que ellos, tan lindos, salvaron a pobrecitos ahorradores que fueron engañados por unos malosos.

Cuando todos los partidos se ponen de acuerdo para repartir dinero que no es suyo, hay que sospechar.

Los legisladores han insistido en que esto no es un rescate, sino simplemente una especie de préstamo.

Así que tengo una propuesta. Aprueben la ley. Dénle su lana a pobrecitos ahorradores de hasta un millón de pesos. Es más, por mí a todos.

Pero para garantizar que no sea un rescate, qué tal si se comprometen a que si para julio de 2018 no se ha recuperado el dinero del fideicomiso, lo ponen ustedes.

Puede ser de su bolsa, del dinero que el INE les da a sus partidos o el Congreso a sus bancadas. De donde quieran, pues. Pero lo ponen.

No está mal: ustedes ganan para esta elección y las próximas, pueden presumir su bondad y nosotros nos aseguramos de que en verdad no perderemos dinero.

Es más, para que no digan que somos mezquinos, los gastos de cobranza y financiamiento de estos tres años, esos los ponemos nosotros, los contribuyentes.

¿Trato?


dudarazonable@milenio.com 

Twitter: @puigcarlos